Posteado por: mariana50 | enero 8, 2012

La marcha hacia el abismo

5 Enero 2012 114 Comentarios

No es cuestión de optimismo o pesimismo, saber o ignorar cosas elementales, ser responsables o no de los acontecimientos. Los que pretenden considerarse políticos debieran ser lanzados al basurero de la historia cuando, como es norma, en esa actividad ignoran todo o casi todo lo que se relaciona con ella.

No hablo por supuesto de los que a lo largo de varios milenios convirtieron los asuntos públicos en instrumentos de poder y riquezas para las clases privilegiadas, actividad en la que verdaderos récords de crueldad han sido impuestos durante los últimos ocho o diez mil años sobre los que se tienen vestigios ciertos de la conducta social de nuestra especie, cuya existencia como seres pensantes, según los científicos, apenas rebasa los 180 mil años.

No es mi propósito enfrascarme en tales temas que seguramente aburrirían a casi el ciento por ciento de las personas continuamente bombardeadas con noticias a través de medios, que van desde la palabra escrita hasta las imágenes tridimensionales que comienzan a exhibirse en costosos cines, y no está lejano el día en que también predominen en la ya de por sí fabulosas imágenes de la televisión. No es casual que la llamada industria de la recreación tenga su sede en el corazón del imperio que a todos tiraniza.

Lo que pretendo es situarme en el punto de partida actual de nuestra especie para hablar de la marcha hacia el abismo. Podría incluso hablar de una marcha “inexorable” y estaría seguramente más cerca de la realidad. La idea de un juicio final está implícita en las doctrinas religiosas más extendidas entre los habitantes del planeta, sin que nadie las califique por ello de pesimistas. Considero, por el contrario, deber elemental de todas las personas serias y cuerdas, que son millones, luchar para posponer y, tal vez impedir, ese dramático y cercano acontecimiento en el mundo actual.

Numerosos peligros nos amenazan, pero dos de ellos, la guerra nuclear y el cambio climático, son decisivos y ambos están cada vez más lejos de aproximarse a una solución.


Responses

  1. En medio de todas estas crisis económicas, y de alzamientos y rebeliones en los países del norte africano, y de las tensiones entre Israel y el mundo árabe, y entre la India y Pakistán, La Paz no se vislumbra. Los Estados Unidos, hundidos en una crisis económica bajo el yugo del Federal Reserve y de Wall Street, ya no es el ejemplo a seguir. Tampoco Japón, país donde los profesionales malamente rentan cuartuchos y sobreviven en condiciones de vida paupérrimas en comparación con sus colegas europeos. China ya tiene su primer portaaviones y busca adicionar tres o cuatro más en los años venideros con la clara intención de una escalada imperialista en contra de Indochina, Taiwán y Mongolia –una posible Tercera Guerra Mundial–, y Rusia, cuya economía se basa en la exportación de petróleo, y de armas, al igual que los complejos militares industriales americanos, ingleses, franceses, alemanes y belgas, necesita de guerras para que florezca su negocio.
    Corea del Norte, que mata de hambre a su propio pueblo y chantajea a China, USA y a Japón con la amenaza nuclear, es otro foco de tensión que, en un momento de desespero, pudiese provocar un conflicto de vastas proporciones.
    USA y Rusia poseen, entre los dos, alrededor de veintemil ojivas nucleares, más que suficiente para provocar una nueva extinción masiva. Súmenle a estos dos colosos de la destrucción China, la India, Pakistán, Inglaterra, Francia, Israel, y en menor grado Corea del Norte e Irán, que podrían adicionar otras mil ojivas a la amenaza de destrucción total.
    Pero no tenemos tan sólo la amenaza de una posible hecatombe nuclear,no. USA, Rusia y China possen tecnologías de guerra climatólogica, medios suficientes para provocar terremotos, tornados y agujeros en las altas capas de la atmósfera. Luego tenemos las grandes cantidades de armas químicas y bacteriológicas almacenadas en decenas de naciones.
    Nada, que no necesitamos de uns intuición apocalíptica o religiosa para percatarnos de que, imbuídos en la paranoi política y en los rencores entre sistemas sociales diferentes, algunos dirigentes trasnochados pudiesen muy bien conducir a nuestro planeta a una destrucción total.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: