Posteado por: mariana50 | diciembre 17, 2011

“¡”Maldito” comunismo!¡Cuánto te echamos de menos!”: Actualidad sobre los países socialistas de Europa del Este

Según una encuesta realizada en varios países del Centro y el Este de Europa en 2009 por el Centro de Investigación estadounidense Pew, el porcentaje de población en países exsocialistas que considera la vida bajo el capitalismo peor de lo que fue durante el período comunista, es la siguiente:

Polonia: 35%

República Checa: 39%

Eslovaquia: 42%

Lituania: 42%

Rusia: 45%

Bulgaria: el 62%

Ucrania: 62%

Hungría: 72%

Rusia/ URSS

Al cumplirse este año dos décadas de la desaparición de la URSS, los habitantes de la Federación Rusa siguen recordando las conquistas sociales que garantizaba la Unión Soviética: los empleos fijos, la educación y sanidad gratuitas, vivienda accesible y pensiones.

Según una encuesta del prestigioso centro sociológico Levada, un 55 por ciento de los rusos sigue lamentando la desintegración soviética. Ese porcentaje es un reflejo de la opinión de los adultos rusos, ya que entre los jóvenes (17 por ciento) y los mayores de 60 años (83 por ciento) las posturas son muy extremas.

Fotos
http://spynet.ru/blog/pics/20663.html

Videos

http://www.youtube.com/watch?v=XJ39fZWkgnM

Más…. http://foro.casarusia.com

Yugoslavia/Serbia

En setiembre de 2010 ha tenido lugar una encuesta en Serbia sobre una muestra representativa de 1.813 personas. La han realizado el centro de estudios socialdemócrata de la Fundación Friedrich Eberty el centro para elecciones libres y democráticas. Los resultados evidencian la preferencia por el socialismo sobre las formas de capitalismo colonial impuestas al pueblo serbio.

El 81 % declara que vivía mejor en el Socialismo de Tito (en la foto) que hoy. El 45 % tenía mas confianza en las instituciones sociales de dicho socialismo que en las actuales que sólo reciben la confianza del 19 % de la población. El 23 % piensa que Serbia está gobernada por criminales, el 18 % por grandes patronos y el 12 % por la “comunidad internacional”.

 

Cada vez que abre la boca sube el pan dice el refrán que bien podría aplicarse al caduco presidente croata Stipe Mesic que en las ultimas semanas no ha dejado de crear polémicas con sus declaraciones.

La primera de ellas tuvo lugar durante su visita a Kosovo,visita que ya de por si causo indignación en Serbia,y que Mesic remato con un “consejo” al país vecino al que insto en tono crudo a “olvidarse para siempre de Kosovo”

Evidentemente Croacia tiene derecho a establecer relaciones diplomaticas con quien desee,aunque estas se deban a un simple seguidismo a la oficialidad occidental de la que la República balcánica es adicta,pero los consejos de Mesic sobran.Parece que el futuro ex-presidente ha olvidado que lo de ir por el mundo interfiriendo en los asuntos de otros paises corresponde a los gallitos del corral,y el solo es presidente de un pequeño país absorbido por la corporación mundialista occidental.

 

 

RDA/RFA

“Tenemos que volver a aprender que podemos cambiar las cosas”, concluye un exciudadano de la República Democrática Alemana (RDA), después de más de veinte años que el muro de Berlín cayó y se reunificaron las Alemanias, en clara alusión a una situación actual en la cual el futuro es incierto.

La ilusión con la que 17 millones de alemanes del Este promovieron la reunificación alemana hoy se ha convertido en un fiasco.

Comienza porque no hubo tal reunificación, hubo una anexión. La Alemania Federal se anexionó, conquistó a la Alemania Democrática. Fueron cambios radicales. Una expresión de ello se ha dado en la cultura. En una exposición pictórica que conmemora los 60 años de la Constitución alemana fueron rechazadas todas las pinturas de artistas de la RDA si fueron realizadas antes de la reunificación. Al parecer, solo eran pintores a partir de ésta, por ello la exposición fue calificada del “arte de los vencedores”. Los libros de poesía de los mejores autores de la Alemania conquistada desaparecieron de las estanterías, fueron a parar a la basura. Su lugar lo ocupan ahora los libros de “cocina, autoayuda, guías turísticas”, declara uno de los más prestigiosos editores de la Editorial Bertolt Brecht.

La encuesta señala que el 23% de los alemanes del este y un 24% del oeste creen que su vida mejoraría si siguiera existiendo el muro de Berlín; el 16% considera incluso que una nueva división interna es lo mejor que les podría pasar a la primera potencia económica de Europa, con una tasa de desempleo superior al 7.3% con buenos modelos de educación en la media internacional.

Desde la caída del muro, el territorio de la antigua RDA se vacía, lo que obliga al Estado a demoler un millón y medio de casas hasta el año 2016. Wittenberge, a una hora en tren de Berlín, a orillas del Elba, es una ciudad fantasma. ¿Quien se acuerda de la época en la que albergaba la mayor fábrica de máquinas de coser de Europa, un activo puerto fluvial y una boyante industria de celulosa?. Desde la reunificación, el puerto y esa industria se cerraron.

La gran torre del reloj de la antigua fábrica de máquinas de coser “Véritas”, con “el mayor reloj del mundo”, tiene algo de burlesco, como su enorme ayuntamiento, sus grandes escuelas desertadas y su gigantesca estación ferroviaria, absolutamente desmesurada. Junto con la industria, la ciudad ha perdido su sentido; diez mil de sus treinta mil habitantes se han ido y tres mil de sus trece mil viviendas están vacías.  “En total en el marco de la reunificación desaparecieron el 70% de los puestos de trabajo industriales”, explica la socióloga Christine Hannemann de la Universidad Humboldt de Berlín. De los 9,7 millones de empleados que había en Alemania Oriental en 1990, diez años después quedaban menos de seis millones, si se cuenta los 400.000 que seguían residiendo en el este pero se trasladaban a trabajar al oeste.

El resultado de este fenómeno es un panorama de ciudades menguantes, algunas de ellas superfluas como Wittemberge y Hoyerswerda, y centenares de miles de viviendas vacías. En Leipzig (medio millón de habitantes) las viviendas vacías son 60.000. Schwedt ha pasado de 55.000 a 35.000 habitantes. Weisswasser ha pasado de 35.000 a 20.000.

En Stendal, el 50% de las viviendas están vacías. Halle, gran centro químico que tenía 329.000 habitantes en 1989, ha perdido 90.000. Cottbus, 130.000 habitantes en 1989, tiene hoy 100.000 y Schwerin ha pasado de 130.000 a 90.000. Las implicaciones son diversas. En Mecklemburgo-Pomerania Occidental, la región del extremo nororiental alemán, se han cerrado trescientas escuelas, aumentando los costes del transporte escolar.

Más… http://radio-berlin.blogspot.com/

Rumanía

Antes de que los comunistas tomasen el poder en Rumania, la mayor parte de la población era analfabeta y no tenía acceso a la atención sanitaria. Únicamente una minoría de la población rural, que era la predominante, tenía acceso a la sanidad o disponía de corriente eléctrica. Las tasas de mortalidad infantil se encontraban entre las peores de Europa y el pronóstico de vida era inferior a los 40 años debido a la inanición y a otras enfermedades. El régimen de derecha rumano se alió con Hitler durante la Segunda Guerra Mundial, y en el marco de esa alianza capitalista se envió a la mayoría de la población judía del país a los campos de exterminio nazis.

Particularmente significativo en los resultados de la encuesta CSOP/IICMER de 2010 en Rumania es que, a medida que adquieren más experiencia en la vida bajo la “economía de mercado”, la gente se vuelve cada vez más negativa con respecto al capitalismo y más positiva con respecto al comunismo. En la encuesta anterior, realizada en 2006, el 53% expresaba una opinión favorable hacia el comunismo; en la de 2010 el procentaje favorable subía hasta el 61%.
Las conclusiones de la encuesta del CSOP no resultan sorprendentes, si se recuerda lo sucedido desde que se reintrodujo el capitalismo: una pobreza creciente, un aumento de la tasa de desempleo y de la inseguridad. El sistema de salud rumano está actualmente en crisis, y los trabajodres del sector público han visto su sueldo recortado en un 25%. [1]

 

Rumania ha sido alabada por los organismos internacionales capitalistas (FMI, UE, Banco Mundial, etc… por las normas adoptadas en los últimos 3 años, desde el comienzo oficial de la crisis provocada por las grandes empresas capitalistas y por la que estan siendo castigados solamente los trabajadores. En 2008 el gobierno conservador rumano decidió, mucho antes de que Grecia lo tuviera que hacer obligada por la bancarrota, reducir el 25% los ya raquíticos salarios de los empleados públicos (la media neta es de unos 300 euros), despedir a un cuarto de estos, congelar las humillantes pensiones, y aumentar brutalmente los impuestos indirectos (el IVA, por ejemplo, del 19% al 24%). Por supuesto que no se ha hecho nada contra el fraude fiscal, la corrupcción política y empresarial o para obligar a aumentar los salarios a los trabajadores del sector privado (cuya media es también baja: en torno a 400 euros brutos).

 

Es dificil encontrar restos de las creaciones culturales de los 44 años de comunismo rumano, despues de la persecución, destrucción y censura efectuada por los anticomunistas que tomaron el poder tras el golpe de estado de diciembre de 1989. En realidad, tampoco es fácil encontrar hoy apenas ejemplos de la poderosa industria rumana construida durante el socialismo, tras la destrucción de toda la riqueza productiva del pais en los años 90 (es decir, cuatro millones de puestos de trabajo de los ocho que existian en diciembre de 1989).

 

Checoslovaquia/ R. Checa – Eslovaquia

Los gitanos, europeos sin estado

‘En Portada’ viajó a la República Checa, a Eslovaquia, a Hungría y a Rumania para conocer la situación de los gitanos en esos países, en los que el paso a la economía de mercado, después de la caída del comunismo, los ha convertido en los grandes perdedores. Muchos viven en asentamientos y barrios en unas condiciones que recuerdan más al Africa Subsahariana que al corazón de Europa. El reportaje, emitido el 18 de septiembre de 2005, recibió el Premio especial Roma 2006 en los Premios Civis de la Televisión italiana.

1994
Rca. Checa – El gobierno checo expulsa a 100 mil gitanos que hasta antes del derrumbe del socialismo tenían derechos como cualquier ciudadano.

En Hungría viven diez años menos que los no gitanos; en la República Checa tienen un desempleo superior al 70 por ciento; en Rumanía se asegura que viven casi tan mal como en la Edad Media. La situación de los gitanos es el talón de Aquiles de las democracias nacientes de Europa del Este y uno de los escollos en el difícil camino hacia la ampliación de la Unión Europea.

Josef Facuna, un dirigente gitano de la ciudad de Ostrava, en la que viven 200 mil integrantes de esa comunidad, asegura que la situación cambió desde la caída del comunismo. Para peor. “Yo he vivido en Ostrava por 42 años. Al menos durante el régimen totalitario sabía que podía trabajar ocho horas, volver a mi casa, o ir a donde quisiera. Pero ahora no. Ahora estoy todo el tiempo con el temor de que alguien me ataque“, asegura.

 

Hungría

 

La importancia de la empresa y su nombre, a nivel mundial, puede comprobarse con el dato de que en los años 80, Ikarus era el principal exportador del mundo de autobuses, superando a países (no empresas), como los EEUU, Reino Unido, la RFA u otros, con más de 12 mil unidades exportadas al año. La mayoría de sus exportaciones se dirigían a la URSS, pero tenía presencia en gran cantidad de países.

Y luego llegó el cambio de régimen, la introducción de una economía de mercado y la crisis brutal que el proceso trajo consigo. La desaparición de la RDA y de la URSS acabó con sus principales mercados, y las diferentes privatizaciones de la empresa no hicieron más que complicar aún más la situación.

Si en 1989 se produjeron todavía 11974 autobuses, y trabajaban en la empresa, 7974 personas. Para 1995 la producción apenas llegó a 1574 autobuses y el número de trabajadores quedó en apenas 2846. En el periodo 1990-93 la empresa dejó de dar beneficios y se convirtió en deficitaria, y la situación, para 1995 no había hecho más que empeorar. En 1996 apenas se construyeron 968 autobuses.

La deuda de la empresa creció y se puso en niveles dificilmente manejables, apenas se invertía en tecnología. Después, en 1999, un consorcio franco-italiano, Irisbus, compró Ikarus, pero no desarrolló la producción, sino que en el marco de la reconversión industrial, cerró varias de las fábricas y establecimientos (fundamentalmente compró la empresa para usar el nombre). Luego se desprendería de Ikarus. Para entonces Ikarus había quedado dividida en varias partes diferentes, solo sobrevivían algunas fábricas, en situación casi de quiebra. Y el 31 de diciembre del 2007, la última empresa vinculada a Ikarus cerró sus puertas, el último autobús salió de su fábrica el 11 de diciembre de ese mismo año.

Y luego llegó el cambio de régimen, la introducción de una economía de mercado y la crisis brutal que el proceso trajo consigo. La desaparición de la RDA y de la URSS acabó con sus principales mercados, y las diferentes privatizaciones de la empresa no hicieron más que complicar aún más la situación.

Si en 1989 se produjeron todavía 11974 autobuses, y trabajaban en la empresa, 7974 personas. Para 1995 la producción apenas llegó a 1574 autobuses y el número de trabajadores quedó en apenas 2846. En el periodo 1990-93 la empresa dejó de dar beneficios y se convirtió en deficitaria, y la situación, para 1995 no había hecho más que empeorar. En 1996 apenas se construyeron 968 autobuses.

La deuda de la empresa creció y se puso en niveles dificilmente manejables, apenas se invertía en tecnología. Después, en 1999, un consorcio franco-italiano, Irisbus, compró Ikarus, pero no desarrolló la producción, sino que en el marco de la reconversión industrial, cerró varias de las fábricas y establecimientos (fundamentalmente compró la empresa para usar el nombre). Luego se desprendería de Ikarus. Para entonces Ikarus había quedado dividida en varias partes diferentes, solo sobrevivían algunas fábricas, en situación casi de quiebra. Y el 31 de diciembre del 2007, la última empresa vinculada a Ikarus cerró sus puertas, el último autobús salió de su fábrica el 11 de diciembre de ese mismo año.

 


Polonia
El pasado 11 de noviembre se celebraron en la ciudad polaca de Varsovia manifestaciones organizadas por la extrema derecha para conmemorar la independencia de Polonia (11 noviembre de 1918). Desde 1989 los neofascistas polacos utilizan esta fecha como excusa para salir a las calles de Varsovia.
Este año los colectivos antifascistas tenían previsto organizar bloqueos al estilo de los de Dresde (en Alemania), para impedir que los 700-800 nazis desfilaran por el centro de la ciudad.  Ni gobierno polaco ni el ayuntamiento de Varsovia hicieron nada para prohibir el desfile neonazi por las calles de la ciudad donde tantos crimenes se cometieron en nombre del fascismo, lo que demuestra que la intrinseca relacion que siempre existio entre capitalismo y su forma extrema, el fascismo, está volviendo a salir del armario, como en el periodo interbelico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: