Posteado por: mariana50 | julio 21, 2011

Mi amigo y la muerte del General…

Crónicas…

Crónica: Mi amigo y la muerte del General…

CRONICAS… ARGOS: ABRIL 22 DE 2011…

xMarcos Jesús Concepción Albala

En mi página de Facebook tengo varios álbumes de fotos… Uno está dedicado a ‘MIS AMIGOS’ y en el reza ‘Débanse buscar los amigos como se buscan los buenos libros. Que no está la felicidad en que sean muchos ni muy curiosos; antes en que sean pocos, buenos y bien conocidos’…

Una tarde en compañía de mi hijo Marcos Jr., subiendo por la Avenida 87 del SW, cruzando la calle 84, nos sorprendimos al ver bajarse de su auto a un viejo amigo, Roberto… Era la casa de su mamá, Bertha, conocida por nosotros, y sabíamos que él no vivía ahí… Y por el tiempo que no sabíamos de nuestro querido amigo, mi hijo y yo decidimos detener la marcha de nuestro auto y tocarle la puerta para saludarlo… Mucha alegría nos dio poderlo volver a ver… Saludamos a su mamá, a su papá que recién lo habían operado de vesícula, conocimos a su recién estrenada y joven compañera, Danay García, y a Jesús, socio de negocios de Roberto que estaba de visita…

No tardamos en que nuestro amigo nos invitara a pasar a la terraza de la casa, con el agradable fondo de un precioso lago… Hicimos un aparte con mi amigo, mi hijo y yo… en minutos nos pusimos al corriente del tiempo en el que nos habíamos dejado de ver… Mucho nos alegramos, creo que también nuestro amigo se alegró… Mi hijo se dirige a mi amigo como Tío, lo que podrán entender los que me leen que mi viejo amigo ocupa un lugar muy especial en nuestro seno familiar…

Nuestro amigo nos hizo saber que vivía en la casa de su mamá… pues sabíamos que su hermano había fallecido hacia unos años de una enfermedad terminal, y su mamá y su papá, ya de avanzada edad, estaban solos… Mi amigo me comentó, -‘Marcos, mis padres ya no pueden ni sacar la basura, y antes de meterlos en un ‘home’ (asilo de ancianos), decidí mudarme con ellos para ayudarlos, para que no estén solos’-

Mi amigo, entre tantas cosas que supimos de él, de sus hijos, de sus dos nietos, de su compañera Danay, estaba preparando vacaciones a Puerto Rico, donde incluso nos invitó a viajar con él… No nos fue posible aceptarle su invitación por compromisos de trabajo… Se iniciaba la ‘Semana Santa’, fecha que muchos aprovechan para tomarse unas merecidas vacaciones…

El día 20 (Abril/2011) en horas de la mañana recibo una llamada desde Puerto Rico, era mi amigo Roberto que recién llegaba a la isla del Encanto con su compañera Danay… y decirme que estaba entrando a un conocido restaurante para almorzar…

Recibo una segunda llamada de Roberto donde me dice, -‘Marcos, acabo de devorarme un plato de garbanzos con todos los hierros, y casi no puedo caminar’-… Y por supuesto, como buen cubano, y para no quedarme atrás, le respondí que yo también me había comido un poderoso almuerzo que no se lo cambiaba por sus garbanzos… Mi amigo iniciaba sus vacaciones por 20 días, después de un año de arduo trabajo, y en sus llamadas por teléfono se sentía contento y muy feliz disfrutando de su descanso…

A las 3 de la tarde, recibo la tercera llamada de mi amigo Roberto, -‘Marcos, mi padre acaba de fallecer de un infarto… estoy en el Aeropuerto tratando de conseguir asientos para mi regreso a Miami, he venido a Puerto Rico a almorzar’-… Mi amigo Roberto muy triste por el fallecimiento de su papá… Le expresé, a nombre de mi familia y el mío, mi más sentido pésame, y que por favor, me llamara por teléfono en cuanto llegara a Miami…

La noche del 21 (Abril/2011) nos vimos con mi amigo Roberto en la Funeraria ‘Funeral Memorial Plan Westchester’, de la Coral Way del SW y la 97 Ave, me acompaña mi hijo Marcos Jr…. En la sala fúnebre, Su viuda, sus nietos, algunos amigos, y por supuesto, mi amigo Roberto con enorme pesar y disgusto… nadie más podía llorar por el…

Hoy, día 22 de Abril de 2011… nos dimos citas en el Campo Santo del Sur de Miami, ‘Memorial Park’… Acudimos a la última cita, y despedida, del padre de mi amigo Roberto…

Desde mi auto, a una distancia de unos 20 metros, vi el recorrido del carro fúnebre con los restos del papá de mi amigo Roberto… detrás una pequeña caravana de autos, con sus más allegados familiares y amigos… No dudo, por conocer a mi amigo Roberto, que él hubiera querido, tanto como yo, que se hubiera hecho realidad lo que mi imaginación concibió a medida que veía avanzar el carro fúnebre a su destino final…

– … ‘El Protocolo estaba listo…
– El féretro cubierto con la bandera cubana… su estrella solitaria con sus franjas azules y blancas como muestra de la permanente rebeldía de los cubanos agradecidos…
– El pelotón de ceremonias, listo para romper el aire con sus descargas de despedida a un militar de carrera en una triste tarde de verano…
– El corneta toca silencio de duelo, y el alto oficial del Ejército Revolucionario cubano ordena disparar las salvas…
– Cadetes de la Armada recogen y envuelven la bandera cubana en perfecto triangulo, y con las innumerables condecoraciones, con marcialidad se dirigen a la Viuda, Sra. Bertha Montesino, que recibe con agradecimiento nuestra bandera cubana y las altas condecoraciones ganadas por su recién desaparecido esposo, el General de Brigada, del Ejército Revolucionario Cubano, José C. Quevedo’

Una brisa sacude mi mente con revoleteo de palomas blancas bajo la sombra de un enorme cedro… Despierto del sueño agradecido de un cubano que logró ponerse sus primeros zapatos en Enero de 1959…

Este día, aunque ambas orillas no compartan mi reflexión, falleció una de las piezas del ‘rompecabezas’ que construyó la poderosa defensa por la soberanía e independencia de la Nación cubana, y su dura historia de sacrificio por el heroico pueblo cubano, por más de 50 años de Revolución, no se pueden borrar por desacertadas imprecisiones…

Esta fue mi despedida al General de Brigada José C. Quevedo, que por circunstancias no contadas, la vida le deparó su última despedida en tierra ajena al lado de su esposa, sus nietos y dos de sus hijos, Roberto y Katia, y unos pocos amigos, aunque no haya compartido su última decisión…

E.P.D.
En Memoria del General de Brigada José C. Quevedo
1 de Agosto 1925
20 de Abril de 2011

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: