Posteado por: mariana50 | diciembre 9, 2010

De locos y cuerdos

    
En diciembre de 1977, el Caballero se convertía en el más famoso paciente del Hospital Psiquiátrico de La Habana. La razón fundamental de su ingreso no fue el padecimiento mental, sino su deplorable estado físico. Ahí estuvo hasta su muerte en 1985.

Por:  Enrique Ubieta Gómez
La isla desconocida
 
 
 
Ayer adelanté en mi auto a una muchacha que seguía en dirección a Boyeros. La recogí en un semáforo, como es usual en las botellas capitalinas. Y fiel a mi instinto sociológico quise saber si estudiaba o trabajaba. Me explicó que enseñaba física en una secundaria básica del Vedado, a adolescentes de 13 años. “Si no salvamos a las nuevas generaciones, ¿cómo nos salvamos? La educación necesita un boca a boca”, me dijo convencida. Lo sorprendente fue saber que no era graduada de pedagogía sino de física teórica en la Universidad de La Habana, y que al graduarse este año obtuvo una plaza de investigadora en un importante centro científico de la capital. Pero pospuso por dos años sus sueños profesionales y el inicio de su doctorado, para responder al llamado de los educadores cubanos. “Ojalá me guarden la plaza en el centro de investigaciones”, agregó sin mucha esperanza. Sus futuros compañeros de trabajo no entendieron su decisión –su respuesta a una solicitud de la Revolución–, y algunos amigos la tomaron por loca. Rompió con su novio. “Es difícil enseñar a adolescentes, pero es una experiencia gratificante”, dijo casi al bajarse. La vi caminar hasta el siguiente semáforo, para cazar una segunda botella que la acercara más a su casa. ¿Estaba loca?

Recordé entonces unas palabras del sacerdote y revolucionario nicaragüense Miguel D’Escoto, en una conversación que sostuvimos en su casa al finalizar el siglo: “Hace poco un estudiante me preguntó –decía el padre D’Escoto–: dígame qué es lo más importante que falta en el mundo. Nos hace falta, le dije, una inyección de locura divina. La ‘locura’ divina de la Cruz. Eso es lo que se necesita: un mundo más loco, más gente que haga cosas así, ‘locas’, que los demás le digan estás loco, para qué te estás preocupando del otro, preocúpate de vos mismo, mirá que vos sos inteligente, mirá que vos podrías ser un millonariazo. Ojalá que nos consideren a todos locos por estar pensando en cómo hacer un mundo mejor y dejar un mundo mejor para los que están naciendo y van a nacer”.

Fuente: http://la-isla-desconocida.blogspot.com/2010/12/de-locos-y-cuerdos.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: