Posteado por: mariana50 | noviembre 13, 2010

Los seres violentos

 

Los seres violentos

Por Varela

El exilio ahora anda horrorizado con el historial de los últimos presos que acaban de liberar en Cuba y enviar a España.

Ya se comenta de que Raúl Castro está mezclando reos comunes con políticos para desacreditar la imagen de los Patiótricos Ex-presos.

El problema es más complejo que eso. La verdad es que muchos delincuentes han encontrado en la cárcel una via, una salida, un modus vivendi más placentero al convertirse en disidentes y poner sus nombres en membretes epónimos (según los cánones de la ultraderecha) para protegerse.

Si uno lee el record del mismo Guillermo Fariñas dice que agredió a una mujer en la calle, le cayó a bastonazos a un viejo (que perdió el brazo por la agresión) y atacó a un colega cadete con un cuchillo.

Eso es lo que dice la policía claro, no sus familiares ni su madre.

Si ustedes ahora entrevistan a mi madre en Cuba ella dirá que yo soy incapaz de tomar un periódico.

¿Se me entiende?El hecho de que Fariñas se pusiera a hacer huelgas de hambre para protestar por esto o aquello lo convirtió en un símbolo de la disidencia, siempre a la búsqueda de iconos para su causa.

Y el otro pobre hombre que murió de inanición en febrero pasado tenía un record todavía más violento que el de Fariñas.

Algunos delincuentes comunes son captados para engrosar la lista de presos políticos porque los grupos que están afuera (léase en Miami mayormente) luchando por ellos, necesitan que esa lista nunca acabe, que siempre haya presos de conciencia.

Y hasta los empujan a acciones violentas de autodestrucción, buscando poner en constante acoso mediático al régimen de La Habana buscando uno que se hirió, otro que se sacó un ojo.

Para tal motivo grupos de Miami se dedican a llamar por teléfono los familiares de los presos, a pasarles dinero, a motivarlos para que sus encarcelados se vuelvan activistas políticos dentro de la cárcel, adquieran un discurso contestario para vender a la prensa exterior y violenten actos de protestas.

Por eso muchas personas que caen por rellertas callejeras, cuchilladas y navajazos, una vez adentro de la prisión adoptan posturas de condenas al gobierno, y se unen a grupitos disidentes.

Pero ahora esa realidad les ha venido a explotar de sopetón ante sus ojos a la ultraderecha, cuando al ser liberados los prisioneros, se comienzan a ver los expedientes delictivos que no pueden ser ocultados porque es como tratar de tapar el sol con un dedo.

De los últimos 11 que fueron liberados hay muchos con actos criminales castigables en cualquier sociedad.

Uno de ellos robó armas de una estación de policía y secuestró una lancha, cuyo capitán se tiró al agua y se ahogó. La lancha fue capturada al quedarse sin combustible. Eso es condenable en cualquier gobierno del mundo, así sea de izquierda, de derecha, budista o musulmán.

Otro de los ex-presos estuvo involucrado en el robo de otra embarcación donde explotaron granadas y murieron 13 personas. Ahora está libre tras cumplir un chorro de años. Es lógico que Canadá no lo aceptase, ese país tiene leyes muy severas para permitir que entren personas con records de violencia.

Por otra parte, una ironía, el mismo Fariñas, un delincuente aparentemente convertido en luchador por la paz que recibió el premio Sajarov por su lucha a través de sus eventos de inanición (de los que ha salido vivo en todos), debería usar parte del dinero recibido para pagarle al Ministerio de Salud Pública cubano por los meses que lo tuvo ingresado en el hospital provincial de Santa Clara, donde le salvaron la vida y le quitaron una cama a un enfermo de verdad (porque en Cuba se hacen colas y turnos de espera hasta para ingresar a los hospitales) y se gastaron en él muchos sueros, medicinas, antibióticos e incluso lo tenían en una habitación con aire acondicionado.

Pero a la sociedad cubana — donde los delincuentes se vuelven disidentes políticos de la noche a la mañana y los enfermos contestarios no pagan su tratamiento hospitalario de meses — no la entiendo, no la acabo de comprender.

No hay dudas de que es otra sociedad muy distinta a ésta donde yo vivo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: