Posteado por: mariana50 | octubre 14, 2010

Intervención de Cuba en la UNESCO

INTERVENCION DEL EMBAJADOR JUAN ANTONIO FERNANDEZ REPRESENTANTE DE CUBA EN EL 185 CONSEJO EJECUTIVO DE LA UNESCO.  PARIS, 13 DE OCTUBRE DE 2010.

 

 Señora Presidenta:

 

Señora Directora General:

 

Apenas han transcurrido 6 meses desde la última ocasión en que nos reunimos en esta sala como el Consejo Ejecutivo de la Organización que en su Carta constitutiva proclamó que “puesto que las guerras nacen en la mente de los hombres, es en la mente de los hombres donde deben erigirse los baluartes de la paz”.  

 

Cómo permanecer ajenos, casi desentendidos, del peligro advertido  en torno a la posibilidad  de una agresión contra la República Islámica de Irán, que de producirse, podría conllevar inevitablemente a una devastadora  guerra nuclear.

 

Sólo un minuto después de la última explosión, más de la mitad de los seres humanos habría muerto.   Las nubes de cenizas derrotarían a la luz del sol.  Tras el desastre emergería un mundo helado y de noches eternas donde no podríamos encontrar, porque habrían desaparecido, alguno de los más de 900 sitios del Patrimonio Mundial.  Se borraría también la Memoria del Mundo; y la quimera de la alfabetización mundial ya no seria un sueño por el cual luchar.

 

No intento alarmar ni dramatizar.  Tampoco dibujar el Apocalipsis mundial.  Relato solo lo que advierten los modelos científicos y prestigiosos líderes políticos como Fidel.

 

Mientras el Nobel de la Paz se pinta de disidente, la UNESCO se hace cómplice silente en un politizado Comité.  En otra época habría tenido un papel de vanguardia en la concientización del peligro,   en la denuncia de la crisis multifacética y estructural que el modelo dominante del capitalismo neoliberal ha impuesto a la mayoría de la humanidad y cuyos efectos devastadores en  los campos de  la educación, la ciencia y la cultura son harto elocuentes.       

 

Señora Presidenta:

Señora Directora General:

 

Nuestra abultada  Agenda, con casi dos mil páginas de documentos, nos plantea el difícil reto de determinar que es lo importante y que es lo marginal.  Nos hace casi imposible abordar con profundidad los distintos temas planteados.

 

Es justo reconocer que en apenas casi un año de mandato la Directora General ha impregnado de dinamismo y liderazgo su gestión en el empeño de recuperar la borrosa visibilidad de nuestra Organización.  Las oportunas iniciativas frente a los desastres naturales en Haití y Pakistán, el fortalecimiento de la prioridad África; y los avances en la igualdad de género así lo demuestran.  Más aún el empuje vigoroso para reparar aquella omisión histórica en los Objetivos de Desarrollo del Milenio, introduciendo con éxito y no poca oposición la dimensión de la Cultura y el Desarrollo.     

 

Otros cambios prometidos, aunque urgentes en el objetivo de reposicionar y revigorizar a la UNESCO en el sistema internacional, requieren de un mayor tiempo de reflexión y análisis, pero sobre todo de la consulta  permanente y el acompañamiento de los Estados miembros.  Los cambios deben venir desde adentro, pero nada nos será regalado. Tendremos que conquistarlos.

 

En la elaboración de nuestro Presupuesto, la estrechez de recursos  no puede enfrentarse mediante la entrega gratuita a las fuerzas ciegas del mercado.  La UNESCO no puede ponerse en venta al mejor postor.  La gobernanza de los recursos extra presupuestarios es una clara debilidad que debemos enfrentar.  Donantes privados y empresas trasnacionales buscan ejercer un control sobre nuestros objetivos en lo que es ya una clara práctica de tráfico de recursos por influencia. 

 

 

 

La  reforma del dispositivo fuera de la sede parecería una prioridad del nuevo equipo directivo.  Esta, tal y como planteada, según la opción 3, nos deja más dudas que soluciones.  De hecho parecería divorciada del objetivo esencial que es la desburocratización de la sede y el fortalecimiento de sus capacidades y programas en el terreno.  No puede ser más tolerable que los gastos de personal consuman casi el 60 % del presupuesto regular en detrimento de los programas.  A este aspecto dedicaremos una atención especial en este Consejo.

 

La revisión del sistema de Premios UNESCO y su heredada  estrategia mercantil y empresarial, en detrimento de los valores éticos y altruistas que debería promover como incentivo creador, es otro asunto que requerirá la acción oportuna del Consejo.    

 

 

Señora Presidenta:

 

Señora Directora General:

 

Habríamos deseado que este Consejo tuviese la oportunidad de escuchar las presentaciones del nuevo equipo de Subdirectores Generales.  No ha sido posible, ni nuestra abultada agenda parece permitirlo.

 

Sin menoscabo por nuestro interés general en todos los mandatos de la Organización, quisiera referirme a una cuestión esencial. La prioridad de prioridades de la UNESCO sigue siendo la Educación.  Es también el fracaso de los fracasos.  Nos lo recuerdan cada día los casi 800 millones de analfabetos, de los cuales dos tercios son mujeres.    Este sector, que en el último decenio recibió el 16. 5 % de los recursos presupuestarios, apenas dedicó en igual período el 3.1 % de estos a la alfabetización, acogiendo al mismo tiempo iniciativas de dudosa credibilidad y poca efectividad como el programa “LIFE”.

 

En este mismo período, Cuba, pobre y bloqueada, con su método de alfabetización “Yo Sí Puedo”, hizo mucho mas que la UNESCO y a un menor costo, alfabetizando a 4 millones de personas, en 28 países de América Latina y el Caribe, África y Oceanía.

  

 

Señora Presidenta:

Señora Directora General:

 

Antes de concluir, deseo reiterarle nuestro reconocimiento por su acción oportuna y los proyectos comprometidos con Haití. Ahora que las cámaras y micrófonos han abandonado Port-au-Prince, resulta una iniciativa loable la reedición impresa del Correo de la UNESCO, cuyo primer número se dedica íntegramente a ese país, cuna de la primera gran revolución social del continente americano, y el primero en abolir la odiosa esclavitud de los negros.

 

Cuba, que se asocia íntegramente al discurso del GRULAC, desea reiterar asimismo, su condena  e inequívoco rechazo al fallido intento de golpe de estado contra el Gobierno legítimo y constitucional del Presidente Rafael Correa en el Ecuador.

 

Asimismo, Cuba considera de toda pertinencia que este Consejo se pronuncie sobre los 5 proyectos de decisión que quedaron pendientes de la pasada sesión y que se relacionan con los sitios patrimoniales palestinos y otros asuntos en los territorios ocupados por Israel.  

 

Cuba que sigue creyendo en la UNESCO y los valores que esta representa, aspira a su fortalecimiento y renovación. 

Muchas Gracias

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: