Posteado por: mariana50 | octubre 6, 2010

El uso de la fuerza policial en España y Cuba

El uso de la fuerza policial en España y Cuba
martes, 05 de octubre de 2010
La actuación de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad  del Estado Español, en especial  las unidades “anti-disturbios” de la Policía Nacional, están actuando de forma muy agresiva  contra ciudadanos que ejercen de forma no-violenta sus derechos reconocidos constitucionalmente, tales como la manifestación o la huelga.  Estas cargas y golpes no guardan ninguna  proporción entre el “mal” que pretendían evitar y los medios utilizados y las lesiones causadas. En el Estado de Derecho el aparato estatal ostenta el monopolio de la violencia, pero sólo puede hacer uso de ella cuando es imprescindible y, siempre,  de forma proporcionada.  Es llamativo el inmenso vacío legal del ordenamiento jurídico español  en el que no se establecen las situaciones en las que la policía puede hacer uso de la fuerza. En un Reino donde  hasta  los calibres de los guisantes o aceitunas están regulados por el correspondiente reglamento, la policía tiene manos libres hacer uso de la violencia contra su pueblo. Sin duda la reciente herencia franquista sigue pesando mucho en el aparato represivo del Estado español.

A falta de normas internas, nos vemos  obligados a acudir a los tratados internacionales firmados por España. En el marco de la ONU se aprobaron los “Principios básicos sobre el empleo de la fuerza y de armas de fuego por los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley” en los que literalmente se dice: “Actuación en caso de reuniones ilícitas 12. Dado que todas las personas están autorizadas a participar en reuniones lícitas y pacíficas, de conformidad con los principios consagrados en la Declaración Universal de Derechos Humanos y en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, los gobiernos y los organismos y funcionarios encargados de hacer cumplir la ley reconocerán que la fuerza y las armas de fuego pueden utilizarse solamente de conformidad con los principios 13 y 14.

13. Al dispersar reuniones ilícitas pero no violentas, los funcionarios   encargados de hacer cumplir la leyevitarán el empleo de la fuerza o, si no es posible, lo limitarán al mínimo necesario.

En conclusión, lo que dice este tratado y el sentido común es que ante manifestaciones de carácter pacífico  se debe evitar  el uso de la fuerza. Pues bien, la Policía Nacional española disolvió violentamente a vecinos que se oponían a unos derribos en el barrio valenciano del  Cabanyal causando lesiones a ciudadanas que sólo pedían pacíficamente  respeto a una sentencia judicial. También en Valencia, la Policía Nacional golpeó sin motivo a alguo aa los miembros de piquetes no-violentos,  en la reciente huelga general, hasta mandar al hospital a varias jóvenes. En Getafe, la Policía Nacional fue más allá, disparando “al aire” para impedir el derecho que tienen los trabajadores a formar piquetes informativos.

Sin embargo, desde el gobierno del Reino de España, desde la oposición del PP y desde los medios de comunicación se siguen impartiendo lecciones de derechos humanos al resto del mundo, especialmente a Cuba y Venezuela. Se calificó como brutalidad policial la actuación de la Policía Cubana al disolver una manifestación ilegal de las “damas de blanco”. Aquí pueden ver dos vídeos de cómo actúa las policías cubanas y españolas y que cada uno saque sus propias conclusiones  sobre cuál de ambos cuerpos respeta más al pueblo que debe servir.

Fuente: http://carlosmartinez.info/content/view/238/1/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: