Posteado por: mariana50 | septiembre 28, 2010

NO ME VAN A PERDONAR QUE ME DISTRAIGA

Tuesday, September 28, 2010

NO ME VAN A PERDONAR QUE ME DISTRAIGA

“Un hombre puede ser destruído… pero nunca vencido”.
Ernest Hemingway (El Viejo y el Mar)
LO PERSONAL
Hoy voy a empezar.
Mi ex-abogado Luis Fernández junto a mi ex-esposa me pusieron el divorcio de ella y una Orden de Restricción para no acercarme a mi casa ni al carro de ella aparentemente protegiéndola a ella y a mis dos hijos de mí mientras yo estaba de visita en Cuba durante 3 semanas. Todo, por si llegaba belicoso por culpa del divorcio planteado estando yo allá.
Pudieron esperar a que yo llegara. Pero decidieron hacerme ese número 8 antes de llegar porque una Orden de Restricción (de la familia de uno inclusive, no de otra persona que ha tenido un problema con uno sino de la propia familia que dice que le tiene miedo a uno) y a una persona que no está en este país, que está en un supuesto país hostil o enemigo y que va a entrar por una de las terminales aérea más vigiladas de Estados Unidos, es perjudicial.
Ya por ahí se entiende el nivel del ataque que se me quiso hacer. Con mi archivo lleno de leyendas urbanas… asaltante del Herald; todo karateka es violento; entrenamiento ruso Spetsnaz en el ejército cubano – posiblemente no había tipo más peligroso entrando al aeropuerto de Miami en esos días finales de agosto pasado.
Por supuesto, me arrestaron al llegar a las 6 de la tarde en la terminal aérea norteamericana y me estuvieron interrogando en el famoso cuartico de inmigración del aeropuerto hasta que tuvieron que soltarme a las 9 de la noche. La Orden de Restricción no apareció en las computadoras… (había sido puesta muy tarde, debieron ponerla una semana antes).
Un amigo me recogió afuera del aeropuerto y me llevó hasta mi carro, que yo lo dejé parqueado frente su casa antes de irme a Cuba, previendo todo esto a mi regreso.
Con apenas $300 en el bolsillo y sin tarjeta para sacar dinero del banco pues la había dejado en mi casa a la cual no podía entrar, me fui a dormir a un motel cuando otro amigo (ex-periodista del Herald, por añadidura) me llamó porque sabía que yo llegaba ese día. Le conté todo y entonces me brindó su apartamento y allí estuve 3 días durmiendo en el sofá de su sala hasta que conseguí otro lugar a donde irme por medio de otras amistades.
La Orden de Restricción me costó $2,100 quitármela de encima (el alquiler de mi casa, chantaje que se me hizo por haberme ido de viaje a Cuba). Pagué el alquiler de septiembre el 31 de agosto y entonces, para compensarme, ni Luis Fernández ni mi ex-esposa se presentaron en la corte y la jueza desestimó la orden el 8 de septiembre.
Así es como trabajan en Miami los leguleyos y la gente que se presta a ser usada por ellos. Pero, desde luego, el divorcio sí progresó. Y es algo natural de la vida porque Dios da… Dios quita. Y ya bastante me ha dado Dios como para que no me quite cosas en intercambio.
Se me fue presentada la queja de que el refrigerador de mi casa estaba vacío porque a mi esposa la habían botado del trabajo cuando yo estaba en Cuba (quizás por mí, quizás por ella). Les compré $300 de comida. Tampoco se había pagado la electricidad y tenía una última nota de amenaza de cortar la luz en 24 horas. Pagué $365 a la FPL en una oficina Western Union y tengo el recibo. La piscina de la casa estaba verde y compré cloro, fijadores y ácido e hice disfrutable la piscina. Para colmo el televisor Toshiba de 54 pulgadas estaba roto porque había “explotado”, dijeron mis hijos, mientras estaban viendo una película. Vi que fue la llamada lámpara de la pantalla, la pedí por internet Second Day UPS ($160) y me llegó a mi dirección, fui y les puse la lámpara del televisor. Pa que disfruten de pantalla grande.
Estamos hablando del tipo al que le pusieron un Orden de Restricción para entrar a su hogar, por miedo al tipo.
Encima le di $500 a mi ex-esposa para que usara para la vida diaria del hogar hasta que comenzaran a llegarle los cheques del desempleo y los sellos de alimentos que había pedido por internet. Y gracias a Dios ya le está llegando la ayuda de desempleo – por un año – y sus food stamps por 6 meses (que ahora es una tarjeta con la cual puede comprar alimentos).
La cifra fijada entre Luis Fernández (el abogado de mi ex-esposa ahora en el divorcio) para la manutención de mis hijos es de $1,500 mensuales, así que este mes de septiembre ya superé con creces esa tarifa legal porque les he dado como $3,500.
LO IMPERSONAL

 

Luis Fernández y Guillermo Willy Allen son 2 de los 4 abogados impulsores del fallido Proyecto CUBA REPRESION ID que se canalizó al público por medio de AméricaTevé canal 41 a través del programa anticastrista y amarillo A Mano Limpia que dirigen Miguel Cossío y Wilfredo Cancio moderado por Oscar Haza.
Los 4 abogados dijeron en TV que el proyecto se les ocurrió en restaurantes a la hora del lunch. Pero en realidad el proyecto es un engendro de Carlos Alberto Montaner (Montaner el Bueno como yo le llamo) porque uno de los 4 abogados del proyecto, Ricardo Martínez-Cid, es a la vez uno de los 4 gatos de la Unión Liberal Cubana de Montaner el Bueno.
Básicamente el susodicho proyecto se contradice y es hasta ilegal porque se basa en circular rostros en La Habana de los mítines callejeros que confrontan a la contra-revolución que sale a manifestarse en la calle. Los circulan y proceden a pedirle al televidente que los identifique si los conocen (hay gente que incluso ha identificado a familiares).
Se me mostraron 75 rostros del archivo y sólo vi gritos y consignas gubernamentales (el mismo derecho que tienen los contra-revolucionarios de gritar cosas antigubernamentales, término legal que defienden estos 4 leguleyos). No vi una galleta, un trompón ni un palazo.
Y por supuesto, yo ridiculicé a los 4 abogados en mi blog, por lo burdo del proyecto. Y les puse nombretes: Los Tres Chiflados y Cantinflas. Inclusive fui a la oficina de Luis Fernández y amistosamente discutimos sobre el proyecto. Yo exponiéndome en contra de él y Luis defendiendo sus puntos. Yo partía de la premisa básica de que para luchar contra la represión, ellos proponen más represión.
Pero ahora me toca a mí. Así que aguanten sentados (o de pie si pueden) los leguleyos:
LOS LEGULEYOS DEL ANTICASTRISMO ESTÁN CONECTADOS CON EL NARCOTRÁFICO
Contra los consejos de algunos viejos amigos y personas que me quieren y que leen mi blog a diario, haré público todo esto – que involucra mi vida personal también – porque se requiere que se sepa hasta qué punto se involucra la política con todo. Y cómo le llega a afectar a uno todo, de manera ramificada, cuando uno se opone como yo lo hago en Miami contra la Industria Anticastrista.
Que sirva de alerta para ingenuos e idealistas… pero que también sirva de lección a sinvergüenzas, oportunistas y a aquella personas que se dejan usar en un arranque de celos por verme tomando cerveza en La Habana frente a Coppelia y creerse que yo fui a Cuba a montar jineteras y no a ver a la familia que no veía hacía 30 años, con mi hermano incluso enfermo de muerte… además de ir a conocer amistades y colegas afines de internet.
Esto no es hacer una venganza sino hacerle honor a la verdad porque en realidad mi ex-abogado Luis fue quien primero me amenazó hace tiempo advirtiéndome que según mi vida personal, yo era chantajeable.
Bueno, pues para que vean que todo el mundo tiene cacas y es chantajeable… el bufete de abogados que compartieron Cantinflas Fernández y El Chiflado Allen hasta hace dos años (ahora están separados cada uno por su cuenta pero en el mismo edificio de Coral Way y la 23 Road, Fernández en el tercer piso y Allen en el primero) está puesto, pagado, financiado y decorado – léanlo bien – con dinero de la droga y en especial por los hermanos narcotraficantes Rafael y Jorge Villaverde, y por Manuel Chichí del Valle.
Rafael está escondido en Aruba. Jorge fue asesinado en junio del 2002 en su finca de Redland al sur de Miami y Chichí fue muerto a tiros en febrero de 1990 al llegar a su casa de Coral Gables en su Mercedes-Benz junto a su esposa Olga, la que quedó paralítica al ser alcanzada por varios balazos.
Tanto Olguita como Miriam, viuda de Chichí y ex-esposa de Jorge respectivamente, son amigas de mi ex-esposa Marela y desde luego, eran amigas mías también… y fueron ambas quienes me contaron todo.
Pero es que incluso yo trabajé para Jorge Villaverde en el sistema de protección de su finca y disparé en su range o campo de tiro cerrado como hobby junto a Ramoncito Mestre, ex-jefe mío del Herald (el range de tiro estaba al fondo de su finca y era semi-circular como un hangar de aviones).
Y hay más: cuando me casé en 1987 con mi actual ex-esposa, Jorge Villaverde me pagó la Luna de Miel. A Jorge Villaderde nunca le entraron a su finca porque era un fortín; lo cazaron con una mira telescópica de lejos desde un Van, según un vecino, testigo presencial.
Tanto los hermanos Jorge y Rafael Villaverde como Chichí del Valle eran anticastristas de los duros, no comemierdas rompe discos a lo Saavedra ni tonto ultras de radio como Ninoska – hablo de asesinos – de los que se echaban al pico a cualquiera en las calles de Miami. Chichí fue el primer presidente del EXCLUB, asociación de ex-presos políticos miamenses (y tenía una leyenda de que en Cuba lo habían fusilado dos veces en falso; o sea, que lo paraba ante el paredón y le disparaban balas de salva a ver si se cagaba en los pantalones)… mientras Rafael y Jorge Villaverde estaban asociados a terroristas y criminales internacionales como Frank Castro, Luis Posada Carriles, Orlando Bosch, los hermanos Novo y Ricardo El Mono Morales.
A principios de los 80 explotó en Miami el escándalo de la famosa Operación Tick-Talk; bautizada así una acción encubierta conjunta del FBI y la DEA donde fue puesta una cámara en un reloj de pared para grabar a los narcotraficantes miamense mientras contaban millones y charlaban de una super conspiración de tráfico de cocaína que involucraba a altos militares bolivianos de aquellos años (analogía usada por Oliver Stone en su guión de Scarface, clásico del cine dirigido por Brian de Palma y protagonizado por Al Pacino).
Los cubanos implicados y arrestados en la Operación Tick-Talk, entre otros, fueron los hermanos Villaverde, Frank Castro y el Mono Morales pero este último se volvió informante de las autoridades y testigo de cargo de la fiscalía… cosa que enseguida pagó con su vida al ser baleado en una discoteca de Key Biscayne.
Cuando recibieron la fianza, uno de ellos y quizás el líder, Rafael Villaverde, salió de Miami en su yate, lo hizo explotar mar afuera para orquestar una falsa muerte y pasó a vivir en Aruba donde puso un negocio de importación y exportación de tractores y tarecos agrícolas. Frank Castro escapó del país y está en República Dominicana… y los demás acusados fueron absueltos al anularse el caso por falta de pruebas de la fiscalía por el asesinado el testigo clave (El Mono Morales).
Como pantalla al dinero de la droga, Chichí invirtió en 3 bufetes de abogados de Miami (2 de ellos ya cerrados) y puso a mediados de los 80 un restaurante en Sweetwaters, barrio miamense eminentemente de nicaragüenses en el cual cené una noche. Y Jorge Villaverde lavó en armerías y bufetes de abogados, entre ellos en el de su mejor amigo, mi ex-abogado Luis Fernández, que en honor a su partner marimbero nombró Jorge (George) a uno de sus hijos.
Posteriormente Jorge Villaverde fue apresado y cumplió condena por contrabando de armas y al salir de la cárcel, trotando por una carreterita de Homestead – cercana a su finca – le cayeron a golpes y lo dejaron tirado en una cuneta unos sujetos pagados por el grupo al cual él y Chichí le debían dinero de las operaciones inconclusas de droga y armas (aparentemente la conexión cubana de Nueva Jersey). Jorge se recuperó de la paliza, hizo caso omiso de las amenazas y siguió viviendo en su finca aún cuando ya a Chichí le habían dado ñámpiti gorrión en el 90 esa misma gente (Jorge pudo sobrevivir por haber estado en la cárcel pero en el 2002 se lo echaron al pico con un rifle de distancia cuando sacaba la bolsa de basura a las 8 de la mañana en su finca de Redland, 20400 SW 198 Ave). Al parecer, no pudo pagarle a los de Nueva Jersey.
Ahora le pregunto a mis lectores…

 

… si yo sé tanto sobre ellos… ¿Por qué coño se metieron conmigo? ¿Por qué Luis se prestó para ponerme una Orden de Restricción apenas dos días antes de regresar de Cuba y además pasó información de mi divorcio a Allen y otros datos personales para ponerlas en internet? Incluso rompiendo el sagrado lazo abogado/cliente.
Tienen que matarme si quieren callarme pero hoy empiezo. Dios da… Dios quita.
Y eso deben saberlo los abogados de CUBA REPRESION ID cuando se involucraron en el anticastrismo – una causa noble y patriótica ante los ojos del miamense bobo que los ve por TV – diciendo que quieren una Cuba futura limpia donde impere la justicia social mientras ellos mismos tienen un pasado corrupto, sucio, del dinero del narcotráfico, manchado de la sangre de asesinatos y con la culpa de jóvenes adictos en cárceles, morgues y hospitales locales.
¡Agarren la lección!
Yo estoy prestado en este mundo desde el 24 de noviembre del 2006. Me di por muerto hace 4 años. Y cuando un ser humano llega a ese punto… ¿A qué otra cosa le puede temer? Se equivocaron conmigo. Usaron un problema personal para darme candela, debilitarme, callarme, destruirme… ¿Pero pueden vencerme? Ná…
Al comienzo dije que hoy iba a empezar. Hoy empiezo.
©varela
 
Posted by varela blog
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: