Posteado por: mariana50 | septiembre 24, 2010

Ni afrocubanos, ni asiáticos, ni amerindios, ni blancos:En Cuba todos son cubanos

Tengo mi criterio muy particular sobre el tema: Razas. Soy profundamente martiana, y siempre que leo un artículo sobre  Cuba y sus pieles negras, blancas, mulatas  y a su vez camino y veo rostros blancos con narices negras y veo rostros negros con narices blancas, me viene a la mente la famosa frase  martiana: 

“En Cuba no hay temor a la guerra de razas. Hombre es más que blanco, más que mulato, más que negro. En los campos de batalla murieron por Cuba, han subido juntas por los aires, las almas de los blancos y de los negros. En la vida diaria de defensa, de lealtad, de hermandad, de astucia, al lado de cada blanco, hubo siempre un negro”.

 Hace  51 eneros que en Cuba se  lucha  por  la integración y la igualdad de razas y géneros…la mayor barrera existe en las mentes de las personas,  me imagino que los que se sienten afectados  a esta altura en Cuba, nunca han leído a nuestro Martí  en  su ideario martiano sobre el tema  racial en su artículo “Mi raza”: 

El racista blanco, que le cree a su raza derechos superiores, ¿qué derechos tiene para quejarse del racista negro que también le vea especialidad a su raza? El racista negro, que ve en la raza un carácter especial, ¿qué derecho tiene para quejarse del racista blanco? El hombre blanco que, por razón de su raza, se cree superior al hombre negro, admite la idea de la raza y autoriza y provoca al racista negro. El hombre negro que proclama su raza, cuando lo que acaso proclama únicamente en esta forma errónea es la identidad espiritual de todas las razas, autoriza y provoca al racista blanco. La paz pide los derechos comunes de la naturaleza; los derechos diferenciales, contrarios a la naturaleza, son enemigos de la paz. El blanco que se aísla, aísla al negro. El negro que se aísla, provoca a aislarse al blanco.” 

   

En las palabras críticas de Martí se ven reflejadas la mentalidad  actual de muchos cubanos (algunos intelectuales, o no),  en cuanto a la raza. Como cubana de a pie y sin herir a nadie que se sienta aludido, opino que no debemos seguir el juego a la tal cacareada propaganda enemiga que trata de dividir al pueblo cubano en afrocubanos, asiácubanos y euroblancos.

En Cuba los negros, blancos, mulatos son CUBANOS así de simple y sin copias de yanquilandia. Ni en la época neocolonial donde campeaba la farsa republicana, cuando éramos material de  saqueo  por parte de los EEUU, los cubanos de su tiempo -los mambises, amigos y familiares-, nunca se llamaron así mismos afrocubanos, chinos, ni colorados de tal país… nuestros héroes  se llamaron así mismos cubanos y lucharon  juntos  contra los inventos racistas exportados por los KKK del Norte.  No es menos cierto que se crearon sociedades : blancas, negras y mulatas dadas las políticas racistas practicadas por los nuevos amos del Norte y sus títeres criollos anexionistas, pero afortunadamente eso se eliminió con el triunfo de la revolución. 

 Son tiempos de trabajar, estudiar y crear fuentes de desarrollo, cantar rapear y vivir del cuento son decisiones personales  de cada ciudadano cubano. En la Cuba de hoy todos van a las mismas escuelas, a los mismos hospitales y exigen por igual sus derechos, lamentablemente los que más se quejan son los que aportan menos. Hacer carrera  (profesional, musical, partidista, etc.), y llegar a ser un elegido no es cuestión de razas es cuestión de esfuerzo personal.

Cuando se dividen las razas, se dividen los pueblos. Eso lo tuvo claro Martí y lo tiene claro el gobierno cubano bajo la guía de Fidel.

 Les dejo una estadística cubana del 2002 sobre el tema:

– A nivel nacional, el 65,2% de la población es blanca, pero el
mestizaje creció en 4 puntos, desde el censo anterior.

– Un reciente estudio del Instituto Cubano de Antropología que abarcó
a 2 784 individuos en la ciudad de La Habana, arrojó que 1 690 de
ellos, el 60,7%, vivían en familias racialmente homogéneas, mientras
que 1 094, el 39,2%, vivían en familias mixtas.

– No hay diferencia sustancial entre las tasas de escolaridad y los
niveles presentes en las diferentes razas.

– De 18 sectores principales de la economía y la vida social
analizados, hay una sobrerrepresentación de la población blanca en
apenas el 12% de los mismos, lo cual significa que en el 88% restante
es equilibrada la presencia de blancos y negros.

– De 100 entrevistados en La Habana sobre población y riesgos de
pobreza, apenas uno incluyó el problema racial.

– En el caso de los matrimonios, según un estudio del 2004 del
Instituto de Antropología, las diferencias raciales no influyen de
manera significativa y existe muy baja percepción de que esto sea un
problema a la hora de escoger pareja.

Entre los problemas insuficientemente resueltos están que los por
cientos más bajos de personas de la raza negra se encuentran,
precisamente, en sectores de la economía emergente, como el turismo, y
que es evidente el bajo acceso de ellos a las remesas familiares que
se envían desde el exterior, debido a la composición étnica de la
emigración cubana.

 

Mariana 

   

  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: