Posteado por: mariana50 | agosto 23, 2010

“En el cuerpo equivocado”…

“En el cuerpo equivocado”…

tomado de cubasí.cu, por Elizabeth López Corzo

Con el documental “En el cuerpo equivocado” la realizadora cubana Marilyn Solaya nos acerca a un tema que, si bien ha tenido últimamente cierto tratamiento en los medios de comunicación, para nosotros sigue siendo algo ajeno, desconocido.

El filme trata de cómo Mavi, la primera transexual operada en Cuba en 1988, construye su vida, su femineidad a partir de los estereotipos y prejuicios de la sociedad cubana. Se trata de una mujer auténtica, inteligente y sensible que a pesar de haber sido golpeada por la ignorancia, la violencia y la incomprensión de los demás no abandona sus sueños e ilusiones. Es por eso que “En el cuerpo…” es también una película sobre la valentía y la fuerza de voluntad, que nos trasmite optimismo.

Marilyn estuvo siete años trabajando la historia de Mavi que no había sido explotada. “Ella me buscó y nos hicimos amigas. Fue ella la que quiso el documental”, comenta la autora. “En siete años he podido trabajar con ella desde todos los puntos. Es muy complicado contar historias de vida, está la ética, hay que comprender el fenómeno. En esta experiencia ambas nos hemos alfabetizado. Es importante que la gente entienda que ante todo son seres humanos, que nos pertenece el mismo espacio”.

La historia no deja de ser lo más interesante en el documental, sin embargo la cineasta no descuidó para nada la estética. Marilyn hizo tanto hincapié en el contenido como en la forma. Hay un balance muy bien logrado entre el guión y la fotografía y la música. La directora contó con un equipo de lujo empezando por  el maestro Raúl Pérez Ureta, la voz de Beatriz Márquez y la Camerata Vocale Sine Nomine que aparece en el filme como acompañamiento espiritual de Mavi.

Cada recurso está muy bien justificado: el uso metafórico de los maniquíes; el plano en picado total donde se ve grabado en el piso el nombre de la tienda “La defensa” en la escena en que Mavi- aún siendo un niño- se fija en el traje de novia; o el montaje que alterna los testimonios de Mavi y Sisi, donde cada una comenta los diferentes caminos que tomaron sus vidas desde una misma posición.

Sisi se convirtió en peluquera- aunque quiso estudiar otras cosas- y fue renegada por una sociedad homofóbica. Mavi se quedó de ama de casa y consumió mucho tiempo buscando su salida a través de la operación de reasignación de sexo. Con toda intención está la escena del té con Sisi, a través de ese personaje se dice muchas cosas de nuestra sociedad que Mavi padece pero se mantiene ajena.

“En el cuerpo equivocado” no es un documental que intenta explicar a través de voces oficiales. Lo que está ahí es la vida de una mujer y lo mejor es que, aunque es necesario contar su pasado, la historia no se centra en que ella es transexual sino en sus rutinas, sus aspiraciones… Como cualquier otra mujer Mavi fue víctima del machismo. Se casó como quería y al final le tocó lo que a las demás: lavar, planchar, cocinar, ocuparse de la madre y buscar dinero también. Por eso el documental confirma que “ser mujer es mucho más que tener una vagina”.

Como audiovisual es una reafirmación del talento de la Solaya como realizadora. “Para mí es un salto en mi carrera”.

Actualmente la directora trabaja en un próximo documental que casi está terminado: “Sobre el cuerpo”, que va más hacia lo científico, con opiniones de especialistas en el tema de género, el papel de las instituciones, los medios. El objetivo de hacer un DVD con todos los materiales.  Marilyn también continúa en su proyecto de largo de ficción “Vestido de novia”.

Sobre sus experiencias la cineasta conversó con Cubasí

Dirigiste el documental “Mírame mi amor” sobre el exhibicionismo y ahora tu tema es una transexual. ¿Cuál es tu interés por el tema de la sexualidad y el género?

En el documental sobre los exhibicionistas las protagonistas son las mujeres acosadas. Lo abordé desde la violencia que se ejerce sobre ellas, porque a quién se le puede ocurrir que a una mujer le guste eso. Es una agresión para mí y lo corroboran los estudios realizados; en una encuesta grandísima el 97 % de las encuestadas habían sufrido alguna experiencia de ese tipo. Lo conté desde la víctima y de la invisibilidad del fenómeno.

En “El cuerpo…” parto de una temática sexual pero el documental en realidad está enfocado desde la mujer que Mavi construyó. Es alguien que está constantemente buscando la felicidad y tiene una historia de vida. Yo paso por la transexual para llegar a la mujer que me interesa a mí. Incluso, ella que fue un hombre y sabe las ventajas sociales que tiene eso para una sociedad machista y patriarcal como la nuestra, construye una mujer desde todos esos estereotipos. El filme muestra cómo una persona tan transgresora que logró una operación de reasignación de sexo en el año 88 cayera también en esos estereotipos. Esto lleva una explicación que tiene que ver más que nada con el cuerpo social- sexual de la nación cubana, de cómo la gente vive.

¿Cómo piensas que los medios cubanos tratan estos temas?

Muy mal todavía. Primero hay que tener cultura de género, los comunicadores deben estudiar sobre eso, dar más información y ofrecerla correctamente. Hay muchas cosas que se está haciendo pero aún hay otras más que lo hacen invisible. Eso es parte de nuestra sociedad que se impone todavía blanca, heterosexual y machista y creo que hoy por hoy no somos una sociedad ni tan blanca, ni heterosexual ni tan masculina, creo que somos más mujeres que hombres. A estos grupos se les trata como minorías y no es así.

Este documental me ha costado trabajo, he tenido que leer mucho para verlo así como te digo. No es algo que pueda digerirse de golpe, eso lleva un proceso.

¿Has imaginado cómo el público cubano recibirá el documental?, ¿qué esperas de esto?

Yo he hecho dos presentaciones ya a modo de prevista para ver el termómetro y creo que puede llegar a las personas, que se pueden sensibilizar. Lo presentamos en el Festival de Gibara y aún estoy recibiendo correos de gente que estuvo en el cine y que dicen que han cambiado su percepción después de haber visto el documental. Me alegra haber logrado eso, lo que deseo es que la gente vea una historia bien contada, con todos los recursos, que vean cine, que les entre desde lo humano y por los ojos.

En el documental se puede interpretar que Mavi aún está un poco presa por factores externos; en dos ocasiones usas rejas que interrumpen la visión de ella hacia la ciudad, hacia lo que le rodea como si no pudiera disfrutar plenamente de eso…

Es así. Ella fue una persona muy valiente. Cuando ella se reasigna le proporcionan todo para que viva en Alamar pero ella decidió continuar su vida en su entorno, donde había nacido: en Los Pocitos en Marianao, una zona complicada. Ella me contaba que todo el mundo la conoció y allí le proporcionaron los primeros tacones, los creyones de labios, “cómo voy a estar tan lejos de mi vida”, me decía.

Por un lado eso fue muy valiente pero también le ha traído problemas- aunque se casó en el 91 y se ha mantenido con una pareja estable- porque eso genera una serie de conflictos, no puede vivir intensamente, se le hace complicado. Además tiene que asumir las tareas de la casa, de la familia, como todas las mujeres en Cuba. Hay muchas que tienen el mismo problema que ella: van a cumplir 50 años y se dan cuenta que no han hecho anda. También está su pasado, porque no quiere decir que en el 88 ella nació, ella tiene que lidiar con su pasado y en esta sociedad es muy complicado.

¿Qué tiene que ver el documental con tu proyecto “Vestido de novia”, en qué fase está?

Está en fase de desarrollo de proyecto. Fue premio CINERGIA; fue seleccionado en DREAMAGO, Suiza; fue finalista en el Festival de La Habana… y está esperando en la cola para un día ser analizado mil veces para llevarse a cabo. Nunca queda claro cómo se ejecuta el apoyo de IBERMEDIA por ejemplo a los proyectos… Es muy difícil para las mujeres realizadoras.

¿Es por ser mujer o por el tema que tratas?

Es por todo. Ser mujer es un problema histórico aquí (en el ICAIC), hemos quedado delegadas al documental porque solo una ha podido concluir un largo de ficción. Hay tractoristas mujeres y cualquier otra profesión, la mujer cubana está en todos los espacios pero en el audiovisual no ha sido así aunque cada vez haya más mujeres en las escuelas de cine. Yo no quiero que me regalen nada, yo quiero acceder a los espacios, estoy graduada de todo lo que hace falta y tengo una obra que me respalda. Es muy complicado, los mecanismos no son claros. Para todas las realizadoras el sueño es hacer un largometraje. Ya yo no soy una joven realizadora, yo voy a cumplir 40 años. Todo lo que he hecho me lo he ganado en convocatorias, eso me da cierta tranquilidad.

Volviendo al tema de “Vestido de novia”, ¿de qué trata?

Aborda el tema de una mujer operada también de reasignación de sexo, ella se realiza, se casa, pero obvia su pasado y no lo cuenta a su marido. En algún momento esto se sabe, aparece un novio que tuvo y que en venganza se lo cuenta su pareja. Ahí empieza a película, cómo reacciona la gente, su esposo, ella misma, los prejuicios, la gente que tiene una doble vida como ese novio que tiene esposa e hijos y le interesa sexualmente un hombre.

¿Has pensado en los actores?

Sí, la protagonista es Laura de la Uz y su esposo es Luis Alberto García. Cuando escribí los personajes fue pensando en ellos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: