Posteado por: mariana50 | agosto 13, 2010

EU crea condiciones para un cambio en la política hacia Cuba: analistas

“>No se esperan reformas drásticas antes de los comicios estadunidenses de noviembre “>Congresistas debaten anular restricciones a viajes y eliminar barreras en el comercio agrario

 

“>La reciente liberación de prisioneros cubanos facilitará eventual giro de Washington: expertos 

Foto

Niños juegan en La Habana con un heliógrafo durante un encuentro de la Unión de Jóvenes Comunistas de Cuba, la víspera del cumpleaños del comandante Fidel Castro”>Foto Ap
David Brooks

Corresponsal

Periódico La Jornada
Viernes 13 de agosto de 2010, p. 21

Nueva York, 12 de agosto. En Washington circulan versiones de que el gobierno de Barack Obama está por impulsar algunos cambios en la política hacia Cuba que incluyen disminuir las restricciones de viajes a la isla, y durante los últimos días se ha intensificado la especulación de nuevas iniciativas –incluso hasta canjes de prisioneros– y un renovado optimismo sobre cambios legislativos al embargo. 

Veteranos analistas de la política exterior advirtieron a La Jornada que no se espera ningún cambio drástico antes de las elecciones intermedias estadunidenses este noviembre, pero no descartan que se pudieran promover algunas modificaciones importantes. 

Cosas como el nombramiento esta semana del analista Daniel Erikson, crítico de las políticas anteriores hacia la isla, como nuevo asesor en la sección sobre hemisferio occidental del Departamento de Estado, y versiones de que la Casa Blanca está considerando anunciar cambios a las restricciones de viajes a Cuba nutren cierto optimismo entre promotores de un cambio de la política estadunidense. Además, un proyecto de ley que anularía las restricciones de viajes para todo estadunidense y eliminaría barreras al comercio agrario entre los dos países, también está procediendo –lentamente– en la Cámara baja. 

Sarah Stephens, directora ejecutiva del Centro para la Democracia en las Américas con sede en Washington, y especialista en la relación bilateral con Cuba, comentó a La Jornada que “si uno observa lo que realmente está ocurriendo –el nombramiento de Dan Erikson, el creciente apoyo en el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes a la legalización de viajes, y las perspectivas de acción significativa del presidente Obama sobre Cuba– uno puede ver la creación de condiciones para más progreso en las relaciones Estados Unidos-Cuba que lo que hemos visto en casi una generación”. 

Daniel Erikson, analista especializado en Cuba en el Diálogo Interamericano, indicó hace un año en entrevista con La Jornada que existía “un creciente consenso bipartidista contra el embargo”, y que consideraba que las iniciativas legislativas sobre viajes y comercio se desarrollaban en un panorama político diferente al pasado por el simple hecho de que con la salida de George W. Bush ya no enfrentaban un veto automático de la Casa Blanca. 

Erikson, quien era parte del coro crítico de las políticas estadunidenses hacia la isla y proponía la anulación de todas las barreras a comunicación y viaje y mayor interacción entre las sociedades de ambos países, ahora se incorpora al gobierno de Obama, lo cual para muchos que favorecen un cambio es una buena señal. En un discurso reciente antes de su nombramiento, Erikson había opinado que la mejor política hacia Cuba es “permitir que una gama de actores en la sociedad estadunidense interactúe con una gama de actores en la sociedad cubana, no para el propósito de democratizar Cuba, sino con el propósito de intentar crear un ambiente más abierto entre los dos países que llevaría a mayor apertura en Cuba”, reportaron el Miami Herald y El Nuevo Herald. 

Aún no se han anunciado cuáles serán sus tareas específicas en el Departamento de Estado más allá de que será asesor en la sección de Asuntos de Hemisferio Occidental encabezada por el secretario asistente de Estado, Arturo Valenzuela. 

Por otro lado, desde la semana pasada funcionarios han filtrado a los medios que Obama podría estar por anunciar cambios para permitir más viajes educativos y culturales de estadunidenses a la isla (hubo unos 2 mil en 2009, todos los cuales tienen que ser autorizados previamente por el gobierno), pero que también podría incluir reabrir los viajes de “pueblo a pueblo” que permite “viajes con objetivos” diseñados para promover el contacto entre ciudadanos de ambos países, y que fueron anulados durante el gobierno de Bush, aunque nada de esto ha sido confirmado oficialmente. 

En el Congreso, un proyecto de ley aprobado ante el Comité de Agricultura de la Cámara baja en junio, propone anular toda restricción de viajes de estadunidenses y también algunas barreras en el comercio agrario, está bajo consideración en otros comités en espera de presentarse ante el pleno una vez que se determine que existen los votos necesarios para su eventual aprobación. 

Todas estas iniciativas enfrentan la feroz oposición de legisladores cubanoestadunidenses, como los representantes Ileana Ros Lehtinen y Lincoln Diaz Balart y el senador demócrata Robert Menéndez. 

Sin embargo, algunos consideran que los cambios serán facilitados después de la decisión del gobierno cubano de liberar 52 prisioneros políticos, aunque no necesariamente sería una respuesta directa a esa acción. Julia Sweig, directora de Estudios Latinoamericanos del Consejo de Relaciones Exteriores en Nueva York, ha comentado que opositores estadunidenses a cambios en la política siempre han utilizado como argumento el asunto de los prisioneros políticos en Cuba para insistir en el embargo, pero con este giro se abren nuevas posibilidades diplomáticas, incluyendo “imaginar una solución en el horizonte relacionado con los cinco cubanos y la liberación del estadunidense Alan Gross”

De hecho, se ha intensificado la especulación entre ciertos circuitos políticos aquí sobre si Washington está considerando un “canje de prisioneros”, tal vez la liberación de uno o tal vez los cinco cubanos encarcelados en Estados Unidos a cambio del estadunidense Alan Gross, contratista gubernamental de la USAID, encarcelado en Cuba desde hace ocho meses. 

Por otro lado, Peter Brennan, diplomático de carrera, está por asumir funciones como el nuevo encargado de la sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana. Su puesto más reciente fue encargado de asuntos y subjefe de misión en la embajada estadunidense en Costa Rica. Antes ocupó puestos diplomáticos en Nicaragua, Uruguay, Venezuela, República Dominicana y Barbados.

La Casa Blanca tiene que oír de ustedes acerca de Cuba

Por Angelica Salazar

¿Será cierto, señor presidente? Por favor, dígame que usted también cree que es hora de un CAMBIO de la política norteamericana hacia Cuba…
Son tan pocos los medios importantes que se han hecho eco de esta llamada “filtración oficial” de que “Puede que Obama Facilite los Viajes a Cuba, Incluso aunque el Congreso No Actúe” http://www.bloomberg.com/news/2010-08-09/obama-may-ease-u-s-ban-on-cuba-travel-even-as-legislation-remains-stalled.html>), reportado ayer en las noticias de Bloomberg. Según el artículo, “Obama pudiera cambiar las reglas para permitir que más norteamericanos visiten la isla en viajes educacionales y culturales, dijo el 6 de agosto un funcionario norteamericano, el cual declinó ser nombrado porque no está autorizado a hablar acerca del tema. El funcionario no dio detalles adicionales de cuáles pudieran ser los cambios”.
Me voy a arriesgar y haré una predicción informada, basándome en las habladurías que hay en la ciudad, de que este “rumor” podría muy bien ser cierto.
Como los ojos y oídos de ustedes aquí en Washington, he estado haciendo algunas averiguaciones políticas para enterarme de más cosas.
Así que hace como dos semanas, recibí un correo electrónico acerca de un evento en el que un alto “funcionario de Obama” iba a hablar acerca de un tema que no tenía nada que ver con la política norteamericana hacia Cuba. Sin embargo, después de alguna investigación tipo Google, me enteré de que hay evidencia de que este funcionario tiene un vínculo con la política hacia Cuba. Así que me aparecí en la discusión para aprender algo nuevo, disfrutar de la comida y bebidas gratuitas y, lo más importante, presionar al funcionario de la Casa Blanca con un enfoque firme pero no amenazante con algunas preguntas.
En nuestra breve conversación, mencioné que había trabajado durante varios años como organizadora comunitaria con el fin de cambiar la política norteamericana hacia Cuba y, más recientemente, para obtener apoyo a una legislación que permitiría los viajes a todos. Continué diciendo que durante la administración Clinton la mayoría de mis viajes a la isla fueron de estudio y con propósitos humanitarios, bajo licencias de persona a persona.
Recordé al funcionario acerca de su posición oficial, pedí el “fin del embargo a Cuba” y pregunté si creía que la administración tenía planes de hacer más para abrir los viajes y las relaciones con Cuba. Me aseguró que está “entre las principales prioridades”. Por supuesto, señalé que deseábamos una “Política Obama” de cambio en lo que concierne a las relaciones con Cuba, y que me gustaría que fuera más allá de la política de Bill Clinton. Así que allí estaba yo, “pidiéndola” atrevidamente, y lo que obtengo es una respuesta simple: está “entre las principales prioridades”.
Así que convenzamos a la Casa Blanca que la apertura de los viajes y de las relaciones con Cuba son asuntos que están “entre las principales prioridades” que deben hacerse de un plumazo.
El director ejecutivo del Fondo para la Reconciliación John McAlluif, con quien trabajé en este mismo tema en 2003, señaló que “es importante que el presidente sepa de inmediato que esta iniciativa es muy bienvenida y que debiera ser lo más amplia posible”.
La Casa Blanca debe recibir un mensaje de ustedes. Con diez minutos que le dediquen a hacer una llamada telefónica, pueden dar voz y prioridad a este tema. El momento adecuado es ahora, porque mientras más nos acerquemos a las elecciones de noviembre, más difícil será para la Casa Blanca y el Congreso promover este asunto, mucho menos otros.

3 maneras en que la Casa Blanca les escucharán:

1.) Firmen la Petición al Presidente de Change.orghttp://www.change.org/petitions/view/mr_president_dont_wait_for_congress_to_open_travel_to_cuba>
2.) Llamen a la Casa Blanca con un sencillo mensaje, “POR FAVOR, autorice los viajes a Cuba para TODOS los norteamericanos” <202-456-1111>
3.) Envíen un correo electrónico al presidente con el mismo mensaje por medio de http://www.whitehouse.gov/contact
Señor presidente, es urgente que cambiemos, 50 años de mala política hacia Cuba.

Tomado de Progreso Semanal
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: