Posteado por: mariana50 | agosto 9, 2010

Un cubano residente en Miami, Carlos Rivero Collado

Carlos Rivero Collado para Kaos en la red

Vivo en esta ardiente y húmeda tumba del espíritu a la que llaman Miami, soy cubano, tengo 68 años, me gradué en Ciencias Políticas en Columbia University en 1967, he sido profesor de historia  en Nueva York y Miami. Hoy estoy retirado de la vida académica  y he dedicado los últimos 43 años  a luchar contra el imperialismo yanki, brazo armado del capitalismo mundializado.  Por mis orígenes familiares y sociales no siempre pensé igual. Salí de mi patria  el mismo día que triunfó la Revolución –1 de enero de 1959–, con 19 años de edad, porque mi padre –Andrés Rivero Agüero– era en ese momento el Presidente-electo de Cuba que debía sustituir a Batista en febrero de ese año. 
Como dirigente del Movimiento Nacionalista Cubano participé, en abril del 61,  en la invasión a Playa Girón –Bahía de Cochinos– quizás no tanto una contradicción si se tiene  en cuenta que lo hacíamos para evitar que los esbirros del imperio controlaran todo el poder si aquella invasión triunfaba. Por suerte para todos,  fracasamos.  A partir de entonces fui amalgamando las ideas nacionalistas y socialistas, proceso que explico ampliamente en mi libro “Los sobrinos del Tío Sam”, una de cuyas ediciones internacionales fue hecha en España en 1976.  Regresé a Cuba en 1974  y volví a salir en 1977, viviendo en este país  desde entonces. He escrito otros libros. Ahora acabo de escribir “Danilo” y reescribir “Chapultepec”, novelas políticas que estoy tratando de publicar en La Habana y en Méjico. Mi madre es salmantina y llegó a Cuba con o­nce años de edad,  por eso es que siempre he considerado a España también mi patria, por la sangre y la enorme admiración que siento por su  extraordinaria cultura.  Estuve en vuestra ciudad, la milenaria Egara (Terrassa),  en noviembre de 1958 y  mayo de 1971, admirando su historia, su arte, su industria, su escenario, su cálida gente. Comparto plenamente vuestra posición de combatir al capitalismo mundializado desde una posición de izquierda plural. O  desaparece el capitalismo o su maldito engendro, el calentamiento global, hace desaparecer la civilización en este planeta.

Yo escribía asiduamente en El Nuevo Herald en el 2000 y 2001 cuando el director era David  Lawrence y el coordinador editorial, Ramón Mestre.  Era gente moderada. Después  llegaron los incondicionales del imperio y  todo cambió. Le tienen miedo a la mafia contrarrevolucionaria que controla la vida económica de esta ciudad. Es hoy la ultraderecha”.
                                                                                                                                                        Carlos Rivero Collado   

  Con estas palabras de introducción autobiográfica es fácil que el lector se sienta atraído a continuar leyendo la entrevista que aceptó el señor Carlos Rivero Collado muy atentamente para Kaosenlared.net

Aníbal Garzón: Nos gustaría empezar la entrevista con una visión histórica: Como exdirigente del Movimiento Nacionalista Cubano, ¿cómo fue organizada la invasión de Playa Girón en 1961 y cuáles cree que fueron los factores que les llevaron a la derrota de la batalla?   

Carlos Rivero Collado: Los planes eran que una fuerza militar de exilados cubanos ocupara una cabeza de playa en algún lugar de Cuba, que un gobierno en armas se estableciera en ella, que este gobierno solicitara el reconocimiento diplomático de varios países de América, sobre todo del de Estados Unidos, y que, a través de los mecanismos de la OEA, se organizara una poderosa fuerza militar internacional que, entonces, invadiría a Cuba para derrocar al Gobierno Revolucionario. Se escogió, para ello, una zona aislada del resto del país, formada por pequeños poblados costeros de la Bahía de Cochinos, a la que sólo se podía llegar por tres estrechas carreteras rodeadas de pantanos. Para que esa operación preliminar pudiera efectuarse, era necesario que los quince aviones B-26 de la fuerza invasora realizaran tres bombardeos aéreos que eliminarían, total o casi totalmente, a la pequeña fuerza aérea cubana, que los pertrechos de guerra que se llevaban en los barcos pudieran ser colocados en tierra, que en el momento del desembarco la fuerza invasora tuviera protección aérea y que los tres puentes que conectaban esas carreteras con el resto del país fueran destruidos. La intervención directa de Kennedy evitó todo eso.Creo que Kennedy, al contrario de la CIA y la jefatura de la invasión, se dio cuenta que los cubanos apoyaban a la Revolución y quería evitar una masacre. La cabeza de playa fracasó, además, por la rapidísima respuesta de las fuerzas revolucionarias cubanas, dirigidas en el propio escenario del combate por el comandante Fidel Castro, que hostigó desde el primer minuto a la fuerza invasora hasta vencerla 64 horas después. Yo pensé entonces que los buenos éramos nosotros y los malos, ellos. Unos años después me di cuenta que era lo contrario. Los factores esenciales de nuestra derrota fueron el apoyo del pueblo cubano a la Revolución y el hecho de que era Presidente de Estados Unidos un hombre sensible, no un criminal como George W. Bush.

A.G: Comenta que estuvo preso durante 20 meses (de mayo de 1961 a diciembre de 1962) en las cárceles cubanas, ¿Qué trato como preso político tuvo en la isla?

C.R.C: Éramos prisioneros de guerra, no presos políticos. El trato más importante que recibe un prisionero en la cárcel es el que se da a sí mismo. Si dedica el tiempo a hablar tonterías y pensar en las musarañas, su encierro será, más que inútil, infame; si lo dedica a estudiar, será excelente, y no hay mejor lugar en el mundo para estudiar que la cárcel.

Yo escogí este último camino y a menudo añoro aquellos veinte meses en los que fui enteramente libre porque lo único que estaba preso era mi cuerpo o sea la parte menos importante de mí. Mi mente fue, más que libre, libérrima. Añoro aquella inefable libertad. El trato de las autoridades fue respetuoso y humano, todo lo contrario al que reciben hoy miles de prisioneros políticos a los que el imperio considera “comba-tientes enemigos”, muchos de ellos en cárceles secretas que contravienen todas las leyes internacionales, y sometidos a monstruosas torturas, de las que son modelo Abu Ghraib y Guantánamo. En 49 años y tres meses de poder revolucionario no existe una sola prueba de que en Cuba se haya torturado a un solo prisionero. En el imperio, no sólo se tortura sino que, además, se hace con el apoyo directo, público y desvergonzado de las más altas autoridades del país, incluyendo al Presidente, el Vicepresidente, la Secretaria de Estado y el Secretario de Defensa, quienes dicen que la práctica del submarino –waterboarding— o ahoga-miento, no es tortura. Que se sepa, con dos solas excepciones, éste esel único gobierno del mundo, a lo largo de la milenaria historia de la humanidad que comenzó en esa Mesopotamia que hoy han martirizado, que ha defendido públicamente la tortura. Las dos excepciones son las del actual gobierno sionista y genocida de Israel y la de Asurbanípal, el Sardanápalo, emperador asirio de hace veintinueve siglos, quien decía que desollar a sus enemigos y exponerlos al sol en el techo de sus casas hasta que expiraran, no era tortura.

A.G: En su extensaentrevista publicada y realizada en la Habana en 1974 por Prensa Latina, “Plan fascista-terrorista para asesinar a Cancilleres y Diplomáticos latinoamericanos”[1],dice que unos meses después de su liberación de las cárceles cubanas, en 1963, refutó la democracia liberal por ideas nacionalistas y para librarse del fascismo nacionalista se guió por el nacionalismo de liberación antiimperialista. ¿Cómo fue todo el proceso?, es decir, ¿qué le influyó para seguir ese camino ideológico tan contradictorio?

C.R.C:No recuerdo lo que dije entonces y no tengo a mano dicha entrevista, pero ya era nacionalista desde antes. Si se lee la conferencia “La Democracia Reformista”, que pronuncié en los salones de la Artística Gallega, en La Habana, en agosto de 1958, y que aparece en Internet bajo mi nombre, se verá que ya, a los diecinueve años de edad, era nacionalista. A fines de 1960, era uno de los siete miembros del consejo supremo del Movimiento Nacionalista Cubano, dirigido por mi hermano ideológico de entonces Felipe Rivero Díaz. El grupo del Movimiento que fue a Playa Girón lo hizo para contrarrestar la influencia que los cipayos del imperio, que integrabanla jefatura civil y militar de la operación, iba a tener si aquello triunfaba. Nuestra percepción fue adecuada, el error consistió en enfrentarnos a una revolución apoyada por nuestro pueblo y creer que podíamos derrotarla. No hay contradicción entre el nacionalismo y la Revolución Cubana pues ésta es, en  gran parte, nacionalsta. El nacionalismo no puede ser imperialista, como el fascismo, el nazismo y el mal llamado nacionalismo japonés de Tojo y sus secuaces;  sino siempre antimperialista. No puede ser nacionalista un movimiento que aplasta a las demás naciones. Ustedes los españoles quizás tengan una acepción distinta de la palabra nacionalista debido aque se les llamó nacionalistas a las fuerzas antidemocráticas, dirigidas por Franco, cuando, en rigor, eran todo lo contrario porque luchaban contra la voluntad mayoritaria del pueblo español, o sea de la nación española. En Cuba, el Gobierno Revolucionario rinde tributo no sólo a las figuras históricas del socialismo, sino, además, del nacionalismo, como Guiteras, Chibás, Echeverría y otros. El propio Fidel Castro comenzó como un nacionalista, discípulo de Chibás en el Partido Ortodoxo, que apoyó los movimientos nacionalistas de otros países, como los que luchaban contra Trujillo y los que protestaron en Bogotá, en abril del 48, contra la fundación de la OEA y el asesinato de Gaitán, y, eventualmente, ya en el presidio y la sierra, evolucionó al socialismo. Si leemos su más reciente reflexión –La victoria china II–, publicada por la prensa cubana y Kaosenlared este martes 2 de abril (véase: www.kaosenlared.net/noticia/la-victoria-china-parte-ii), vemos la forma encomiable con que se refiere al gran movimiento nacionalista –Kuomintang- del doctor Sun Yat-sen, en China, y su apoyo implícito a la posterior formación del Partido Comunista Chino dirigido por Mao Zedong y de cómo este partido y el Kuomintang se unieron para formar el Frente Unico Antimperialista. Todo cambió al morir Sun y ascender el ambiguo criminal Chiang kai-shek. Nuestra misión actual debe ser la de unir a todos los antimperialistas del mundo en un gran frente mundial como hicieron los chinos a nivel nacional hace ochenta años.

A.G: Con su participación en las filas de la invasión de Playa Girón, y sus lazos familiares de tendencia anticastrista (hijo del sucesor del presidente cubano F.Batista, Andrés Rivero Agüero), ¿su tendencia de cambio político sobre la simpatía con la revolución castrista le produjo cambios en su vida personal; lazos familiares, amistosos,…?

C.R.C: El primer amor no es el amor a la familia sino el amor a la verdad.

Quiero añadir, a propósito, que, a pesar de las grandes diferencias ideológicas que nos separaron a partir de los años 60, siempre he sentido por mi padre una gran admiración. Nieto de inmigrantes canarios,nació en un bohío de piso de tierra en la región central de Oriente, quedó huérfano a los siete años, trabajó en el campo desde entonces, no sabía leer ni escribir a los trece años de edad, pero a los 32 ya era abogado y licenciado en derecho diplomático. Como Ministro de Agricultura, en 1941, realizó la mayor repartición de tierras a campesinos pobres que se hizo en Cuba hasta entonces, la de Uvitas, en Oriente, que se malogró un año después por la intervención directa del embajador de Estados Unidos, Spruille Braden, testaferro de la United Fruit Company que quería acaparar esas tierras, lo que provocó la renuncia de mi padre. Después vino la etapa criminal del golpe de Estado de 1952 que mi padre trató de evitar aconsejándole a Batista que no diera dicho golpe. Pudiendo haberse hecho multimillonario en una etapa de gran corrupción política en la que era la segunda figura del gobierno, salió de Cuba sin dinero, no porque se lo hubiesen quitado sino porque no lo tenía,al triunfar la Revolución, y vivió, en Miami, los últimos 37 años de su vida, enteramente pobre,con una sombra en los bolsillos y una luz en la conciencia.

A.G: Sus antiguos enemigos eran sus nuevos amigos políticos y viceversa. ¿Este proceso fue fácil de realizar a doble banda? Es decir, en primer lugar, el gobierno cubano le conocía como un “gusano” de playa Girón, residente en Miami e hijo de Rivero Agüero, ¿cómo consiguió estrechar relaciones con las autoridades cubanas y volver a la isla creando cierta fiabilidad y no ser un peligro para el proceso revolucionario, con las acciones terroristas que han hecho cubanos residentes en Miami y miembros de grupos terroristas? Y en segundo lugar, ¿su cambio ideológico incomodó a cubanos de la mafia antirrevolucionaria de Miami afectando a su seguridad personal por miedo a represalias?, dado que por sus experiencias era un gran conocedor de las actividades de estos grupos.

C.R.C: El gobierno cubano está integrado por personas inteligentes quesaben cuando una persona es sincera en lo que expresa. Por eso lleva casi medio siglo en el poder y por eso creyeron en mí, en 1972, y me dejaron regresar al país dos años después. Nunca los defraudé porque, a pesar de los graves problemas personales que tuve entonces, que me llevaron a salir del país tres años después, siempre seguí siendo antimperialista, siempre seguí sintiendo por laRevoluciónyFidellamisma admiración y respeto que ya le tenía aun desde los tiempos en que era su enemigo. No me fue nada difícil transitar del nacionalismo al socialismo porque, le repito, en Cuba siempre fueron casi lo mismo. Un verdadero nacionalista tiene que ser, por encima de todo, antimperialista y ese antimperialismo lo lleva a uno, en un proceso del todo lógico, a considerar que el socialismo no sólo es la salvación futura de la humanidad, sino, además, la única fuerza realmenteantimperialista de la historia contemporánea. Esto es lo que han visto Chávez, Morales, Lula, Correa, Ortega y otros, porque se han dado cuenta que sólo el socialismo da garantías sólidas contra las criminales ambiciones del imperialismo. Lo que la gente de Miami pueda haber pensando de mí, entonces y ahora, me importa menos que un pepino.

A.G: Según dice usted volvió a Cuba en 1974. ¿Qué impresiones tuvo con su imaginario de la isla antes de la revolución (1959) y su llegada a la isla con más de 15 años de proceso revolucionario? y ¿Por qué decidió salir en 1977 de Cuba, volver a Miami y no quedarse residente en la isla?

C.R.C: El hombre es un ser lleno de defectos. Yo no soy, por supuesto, la excepción. Uno trata de cambiarse a sí mismo mediante la adopción de las ideas mejores; pero las ideas, que son entes absolutos que viven en una dimensión distinta a la nuestra, no nos mejoran. Cometí errores que provocaron mi salida del país en octubre de 1977. Todo aquel regreso lleno de luz a la Patria, en abril del 74, no fue nada más que sombra tres años y medio después. El cuerpo quizás fracasó en ese gran anhelo de vivir en la Patria;pero la mente no. La esencia sigue siendo la misma. La Revolución sigue allá y el imperio, aquí. Mi cuerpo está aquí, mi mente está allá. No hay ubicuidad en mi conciencia.

A.G: Con su nuevo papel de defensor de la Revolución Cubana estando como residente en Miami, ¿qué trabajo de apoyo internacional ha realizado en defensa del modelo político y económico de Cuba?

C.R.C: Lejos de ser nuevo, ese papel ya va siendo bastante viejo, aunque siempre he creído que lo que importa no es lo que se ha hecho sino lo que está por hacerse. Hace 35 años fui un defensor de la Revolución aquí en Miami amparado en las sombras de un trabajo secreto, después lo he sido a la luz pública. Revoluciónes antimperialismo y yo he sido toda mi vida, a pesar de Playa Girón, antimperialista. En 1955, con dieciséis años de edad, dirigía un programa radial diario, por Radio Mambí de La Habana, mientras asistía a las clases de la Fragua Martiana. En el programa, dedicado casi todo a Martí, leíamos siempre aquellos escritos del Maestro en que atacaba al imperialismo. ¿Y por qué ya era antimperialista siendo casi niño? Pues quizás porque acababa de pasar un año en un High School de Connecticut, adonde me di cuenta no sólo del desconocimiento y desprecio que alumnos y profesores sentían por España y nuestra América Latina, sino, sobre todo, por lo ignorante que eran en todo lo demás. Lo mismo observé en Columbia diez años después. “¿Cómo puede dominar al mundo una nación tan ignorante?” –me preguntaba, entonces, a menudo. Todo lo que sea combatir al imperio tiene mi apoyo, llámese Revolución Cubana, Socialismo del Siglo XXI, Socialismo-Obrero español, Socialismo del Brasil, Justicialismo de Argentina, Sandinismo de Nicaragua, Indigenismo de Bolivia, movimiento guerrillero de Colombia y todo lo demás. En cuanto a que pueda apoyar o no al terrorismo –lo que no está en su pregunta–… no, no apoyo al terrorismo, o sea no apoyo a Bush ni a Blair ni a Aznar ni a Uribe ni a Karzai ni a Barak ni al Dalai Lama ni a ningún otro terrorista, o sea imperialista. Mi labor a favor de la Revolución, en Miami,ha sido, en los últimos años, de carácter intelectual, no de Inteligencia como fue hace más de treinta años.

A.G: Centrándonos un poco más en la actualidad de la política cubana, ¿cree qué en Cuba, tanto y como repiten los gobiernos capitalistas del “primer mundo” junto a sus agencias de información y los medios de comunicación privados, va a realizarse algún cambio importante contrario a la economía planificada de carácter socialista con el nuevo gobierno liderado por Raúl Castro?

C.R.C: En Cuba ha habido un gran cambio sostenible, laRevolución.Encuanto a que dentro del sistema socialista se hagan determinados cambios económicos, sociales, etc. eso no es nada nuevo. A lo largo de todos estos años se han hecho reformas importantes, como la del merca-do libre campesino, el salario vinculado a la norma, el trabajo por cuenta propia –cuentapropismo–, la circulación del dólar, las compañías de capital mixto sobre todo en el giro turístico, etc. etc. Ahora se liberaliza lo de los equipos electrónicos y de comunicación y el acceso a los hoteles turísticos. Nunca, en ningún país, el socialismo ha sido estático. El propio Lenin, con su NEP (Nueva Economía Política) realizó los más grandes cambios económicos que un gobernante socialista haya efectuado en la historia… y el socialismo no cayó, como anunciaban entonces los imperialistas. Eran cambios temporales, por supuesto, que después fueron encauzados por Stalin.

A.G: Qué visión hace sobre el nuevo contexto latinoamericano en relación a Cuba con nuevos gobiernos izquierdistas con sus tesis del Socialismo del Siglo XXI, como Venezuela, Ecuador, Bolivia,… y algo más moderados como Argentina y Brasil. ¿Esto beneficia a Cuba y afecta directamente a los Estados Unidos, poniendo a los dos actores como dos ejemplos de antítesis, o es un simple espejismo? ¿Piensa en alguna estrategia de Estados Unidos para recuperar su hegemonía imperial en Latinoamericana con socios como el presidente colombiano Álvaro Uribe?

C.R.C: Apoyo totalmente a Chávez, Ortega, Morales, Correa, Lula, Kirchner y los otros gobernantes de Nuestra América que mantienen una actitud digna contra los planes agresivos y desestabilizadores del imperio. Ya era hora de que en América –ésa que se llamó América dos siglos antes que este país, éste que ha querido robarse el nombre, tal y como si se llamara Europa sólo a Francia, por ejemplo—triunfara el socialismo y el nacionalismo y hubiera gobiernos decentes que supieran poner al imperio en el lugar que le corresponde, o sea fuera de Nuestra América. Por supuesto que Bush ha tenido la estrategia de utilizar a Uribe para desestabilizar a varias naciones vecinas, pero eso va a cambiar ahora en noviembre. El imperio ha fracasado en Afganistán e Irak y tiene que retirarse de esos países como lo hicieron de Vietnam, con el rabo entre las patas –excúsenme la vulgaridad cubanista–. No puede enviar tropas a América Latina, no las tiene, los primeros que se opondrían serían los propios jefes militares. Ni pueden intervenir en Irán ni Corea. El imperio está en retirada mundial. Roma, Siglo V –con perdón de la cultura–.

A.G: En referencia a los Estados Unidos sobre su económia por encima de todo, ¿qué piensa sobre su negativa a ratificar el Protocolo de Kyoto, y así no llevar un crecimiento económico más sostenible, o ¿qué opina de su estrategia económica sobre el etanol como combustible del futuro? Recordemos que es uno de los países, con políticas neoliberales más extremistas, más contaminantes del mundo y causantes del calentamiento global.

C.R.C: El calentamiento global, o greenhouse effect, como le llaman aquí, es el gran tema de nuestro tiempo, el Talón de Aquiles del capitalismo. Y es la punta de lanza, afilada, incisiva, que los antimperialistas y anticapitalistas de todo el mundo debemos clavar en el corazón mismo de los grandes enemigos de la humanidad, de éstos a los que nada importa el destino de nuestros nietos y de los nietos de nuestros nietos. La salvación del planeta está en proporción directa con la desaparición del capitalismo. No basta con que el imperio apruebe en el futuro el Protocolo de Kioto. No es el imperialismo el único enemigo del medio ambiente, aunque sí su enemigo principal. El consumismo antiecológico no es prerrogativa del imperio. Ahí tenemos a Japón, Alemania,Francia, Rusia, Italia, Canadá, Australia, España y a otros países que, a pesar de su aprobación al Protocolo de Kyoto, siguen envenenando al planeta. Este país comenzó a fabricar automóviles mucho más grandes que los de antes precisamente en los mismos años en que la o­nU hacía sus terribles vaticinios sobre el futuro del planeta y se firmaba el Protocolo de Kyoto, como un desafío sangriento al futuro de la humanidad. Yo no tengo fe en que, a pesar del Protocolo de Kyoto y de otros protocolos aun más estrictos, el planeta se salve mientras exista un sistema, como el capitalista, que promueve el consumismo irresponsable y criminal. El uso mundializado del etanol, aparte de que provocaría hambrunas en muchas zonas del planeta, no es la solución, sino el cambio de sistema económico. Las guerras de ahora no son ya entre las potencias imperialistas y capitalistas, sino la guerra final del imperialismo y el capitalismo no sólo contra la humanidad, sino contra todas las especies animales y vegetales del planeta, una guerra contra la Naturaleza.

A.G: Lenin en su obra “El Imperialismo fase superior del capitalismo” afirma y justifica el enfrentamiento entre los diferentes imperios del capitalismo como ley del sistema económico compitiendo en el mercado internacional. Actualmente, tras la caída de la URSS, Europa, Rusia y China compiten con Estados Unidos. ¿Qué análisis hace de la política internacional y sus relaciones de poder, tanto entre ellos como los efectos a los países “subdesarrollados” como el caso de Latinoamérica en general?

C.R.C: Ese libro de Lenin, que leí más de una vez, fue uno de los que más me ayudó, hacia 1968,a hacer la transición del nacionalismo al socialismo. La desaparición de la Unión Soviética ha sido una desgracia para la paz y la seguridad internacional, pues, a partir de entonces el imperio yanki se ha hecho más agresivo y criminal. El mundo bipolar es mucho más seguro que el unipolar. No existe nada más que un gran terrorismo en el mundo, el del imperio. Los otros son microterrorismos. La decadencia y cercana desaparición del imperio yanki es visible e inevitable. Europa debe fortalecer su unión y alejarse de prácticas ultracapitalistas que son propias de los imperios no de las naciones cultas. Lo que está sucediendo en América Latina con el triunfo multifacético del socialismo y el nacionalismo es un proceso natural. Era hora ya de que Nuestra América despertara y se diera cuenta que su enemigo común es el imperio, su gran explotador. América Latina vive el momento más vibrante y excelente de su historia.

A.G: Según tengo entendido conoce muy de cerca el caso de los 5 héroes antiterroristas cubanos en cárceles estadounidenses desde 1998. ¿Qué opina al respecto?

C.R.C: Lo que la “justicia” de este país le hizo a los Cinco Héroes Prisioneros del Imperio fue una infamia. Ellos estaban aquí realizando una labor de Inteligencia que se resumía a evitar los ataques terroristas contra Cuba. En los últimos 49 años, Miami ha sido el centro de todos los planes y acciones agresivas y terroristas contra nuestro país. Aquí se fraguaron grandes crímenes como acciones bacteriológicas que causaron la muerte de cientos de cubanos y una gran pérdida económica para el país, los asesinatos a diplomáticos en varios países del mundo, los ataques sangrientos a los pueblos costeros de Cuba, las bombas de hace diez años a los hoteles cubanos que provocaron hechos de sangre, y mil acciones más. ¿Si el gobierno imperial de Estados Unidos tiene alrededor del mundo a miles de agentes de la CIA realizando acciones agresivas … ¿por qué el gobierno de Cuba no puede tener en Miami a cinco agentes efectuando acciones defensivas? El juicio a estos cinco patriotas fue realizado en Miami, contraviniendo la práctica legal de no juzgar a un acusado, así sea un matricida,en una ciudad hostil. El juicio fue, además, una patraña. Se acusó a Gerardo Hernández, uno de ellos, de haber provocado el derribo de los aviones de Hermanos al Rescate en que murieron cuatro pilotos. Eso es mentira. Dichos aviones perpetraban flagrantes violaciones del espacio aéreo cubano. Si varias avionetas civiles de Cuba salen de nuestro país para lanzar en Miami proclamas que promueven la caída del sistema político constitucional que existe en este país, y las autoridades norteamericanas advierten que no lo hagan más, y lo siguen haciendo, yo les aseguro que aquí también las hubiesen derribado. El respeto a la soberanía nacional es un principio sagrado del derecho internacional. Esos pilotos de Hermanos al Rescate la violaron decenas de veces hasta que el Gobierno Revolucionario se cansó de tanta burla agresiva. La labor que Gerardo y los otros puedan haber realizado al respecto no influyó para nada en el derribo de las avionetas. Hubiesen sido destruidas aunque los cinco patriotas nunca se hubieran establecido en Miami. Se les debe celebrar nuevos juicios fuera de la Florida o el Presidente de Estados Unidos los debe indultar después de nueve años de injusto encierro. Este no lo va a hacer, pero en noviembre va a haber un gran cambio en este país… para suerte del mundo.

A.G: Finalmente, tal y como afirma en su texto introductoria estuvo en Terrassa (la ciudad milenaria Egara) en 1958 y 1971. ¿Podría decirnos que le pareció? Para no dejar de lado la política, ¿pudo percibir en lo que se llamó “Terrassa la Roja” en los años 70 alguna acción del fuerte movimiento social antifranquista que existía en la ciudad?

C.R.C: Hace unos anos leí los libros sobre el sindicalismo en Barcelona y la cuestión agraria en Cataluña, de Balcells, y algunas cosas más sobre las luchas obreras y sociales de la España heroica, en las que Cataluña siempre estuvo a la vanguardia. Algo leí también hace algún tiempo sobre la Sociedad de Tejedores de Terrassa, la sublevación de los republicanos de Terrasa en 1869, lo de la heroica Terrassa Roja de los años 1970 y algunas cosas más. Hace poco leí el vibrante documento del Partido Comunista de los Pueblos de España, del 13 de enero de este año,que ustedes publicaron en su sitio digital, y otras informaciones sobre las luchas sociales que hoy tienen lugar en Cataluña y el resto de España. Confieso que he debido leer más sobre temas tan importantes.Díganme ustedes qué buenos libros puedo leer al respecto y les prometo que los pediré a algún editorial de Barcelona y los leeré tan pronto los reciba. Comencé a leer hace 62 años y no lo he dejado de hacer ni un solo día de mi vida. Me gustaría vivir los noventa y nueve años que vivió Menéndez Pidal y decir, como él, unas horas antes de la sombra eterna… “¡y lo que me faltaba por leer!”


[1] Entrevista de Prensa Latina en 1974 y otros documentos.

http://www.latinamericanstudies.org/rivero-collado.htm

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: