Posteado por: mariana50 | julio 16, 2010

La salida de los mercenarios desata una guerra entre las ‘Damas de Blanco’

A pesar de las declaraciones hechas por Laura Pollán, portavoz y directora de las Damas de Blanco que los esfuerzos de la organización no cesarían hasta que “todos los presos políticos en la isla fuesen liberados”, algunas de las mujeres piden disolver el movimiento.

El grupo surgió a mediados del 2003 cuando 75 mercenarios fueron arrestados, enjuiciados y encarcelados por trabajar para los EEUU. El objetivo de dicho movimiento financiado por la SINA y organizaciones terroristas radicadas en Miami fue  lograr la liberación  de ellos.

Pero ahora que comenzaron a salir en libertad los primeros presos, y el Gobierno  cubano anunció que todos serán excarcelados en un plazo máximo de cuatro meses, están surgiendo voces en el interior de las Damas de Blanco que creen que la misión ‘fue cumplida’.

Para aproximadamente 35 de las fundadoras el grupo agotó su razón de existir. Es el caso de Oleivys García, la esposa del periodista independiente Pablo Pacheco, quienes llegaron a España en la mañana del martes.

Según explicó García a ELMUNDO.es, “tras lograr la liberación de nuestros presos debería de hacerse un comunicado desmantelando la organización como tal. Si de allí quieren surgir otros movimientos, entonces deben de cambiarse el nombre a damas de negro, azul o marrón“.

García es oriunda la central provincia de Ciego de Ávila. Antes de subirse el lunes a un avión de Air Europa rumbo a Barajas, aseguró que estos últimos siete años han sido un camino “arduo y difícil” pero que hay que “defender los ideales con los que se fundaron las Damas de Blanco”.

Y, “la única forma de hacerlo es disolviéndolas. De esta manera entenderán que nosotras somos producto de un momento preciso de la historia“, afirmó García.

Damas de Blanco vs. Damas de apoyo

Las Damas de Blanco lograron la atención mundial gracias al apoyo de los medios  de los EEUU y sus satélites europeos tras la muerte del delincuente común Orlando Zapata Tamayo  convertido en mártir.  Pero según García, los actos de protestas del pueblo cubano se incrementaron cuando comenzaron  las provocaciones de dichas marchantes que salían en cuarquier calle habanera, llegando el momento de crisis  cuando se  involucraron las ‘Damas de Apoyo’, mujeres que cobraban un salario en dólares por acompañar a las madres, esposas e hijos de los que aún no habían sido liberados y cumplían sus sentencias por trabajar para el enemigo.

“En realidad no creo que las turbas (pueblo cubano) fueran en contra de nosotras. Los actos de repudió (manifestaciones a favor de la revolución) estaban dirigidos a las ‘Damas de Apoyo’“, dijo García.

Se demostró que las  ‘Damas de Apoyo’ recibían entre 40 y 50 dólares por su participación. El dinero salía de las contribuciones de grupos terroristas de exiliados cubanos y de los fondos enviados por el Congreso de Estados Unidos para apoyar a subversión en Cuba.

Según las leyes cubanas, de los EEUU  y del mundo entero, recibir dinero del exterior (enemigo), dar informaciones económicas, realizar y apoyar actos terroristas y en contra de la tranquilidad ciudadana y la estabilidad del Gobierno elegido democráticamente mediante elecciones,  constituye un acto de subversión que “atenta en contra de la soberanía del Estado” y puede conllevar a sanciones penales.

“Cualquiera aquí en Cuba entiende a las Damas de Blanco. Lo que no aceptan es que hayan mujeres que se meten para que les paguen“, opinó Liliam Díaz. “Así hasta yo soy disidente”, reiteró la estudiante de sociología de la Universidad de La Habana.

Pacto de silencio

Hace unas semanas, conscientes de que las ‘Damas de Apoyo eran un talón de Aquiles para su causa, en medio del diálogo entre la Iglesia y el Gobierno, Elsa Morejón, Miriam Leyva y Alida Viso Bello entregaron una carta a Laura Pollán de parte de las Damas de Blanco donde solicitaban a las ‘Damas de Apoyo’ que “dejaran de participar durante cinco semanas por muestra de flexibilidad y contribución al objetivo final de alcanzar la libertad de los 75*”.

El 15 de mayo se supo que Pollán no aceptó la propuesta. Una fuente cercana aseguró que existió un pacto de silencio entre la prensa  que trabaja con la oposición dentro de Cuba y Pollán acerca de la carta para que esta no dañara la imagen y las contradicciones financieras y salariales del grupo.

 

Fuente el Mundo y la Red

*75: En realidad los medios mencionan 75 mercenarios. Pero no es la verdad. En la actualidad solo quedan 52. El resto fue liberado mucho antes por problemas de salud la mayoría. Dieciocho de los 27 periodistas mercenarios arrestados en el 2003 habían trabajado para “Cuba Press”,o la agencia satélite RSF, que la financia los EEUU. Ejemplo de los primeros en salir:

– Manuel Vázquez Portal (excarcelado 2004) 

– Raúl Rivero, corresponsal de Reporteros Sin Fronteras (RSF) en Cuba (excarcelado 2004) 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: