Posteado por: mariana50 | julio 10, 2010

Cuarteles en escuelas

Cuarteles en escuelasJuan MarreroAl llegar al poder, la Revolución halló un pavoroso cuadro en la educación: un millón de analfabetos, 600 mil niños sin escuelas, especialmente en las zonas rurales, y en contraste 10 mil maestros sin empleo. Había una subestimación oficial a la escuela pública, a la cual se asignaban miserables recursos.   El comandante Camilo Cienfuegos derriba los muros de la fortaleza militar de Columbia. Esta foto ha quedado como un simbolo.

En el mes de septiembre de 1959, coincidiendo con el inicio del curso escolar, se efectuó la ceremonia de entrega de la fortaleza militar de Columbia al Ministerio de Educación para convertirla en escuela. Así nació Ciudad Libertad, un gigantesco centro escolar. Después, ceremonias  similares tendrían lugar el 27 de noviembre en el cuartel Agramonte, de Camagüey, y 28 de enero de 1960, en el cuartel Moncada, en Santiago de Cuba, donde en lugar de soldados estarían tras sus muros los estudiantes. Y así nacieron las ciudades escolares en esas provincias. 

En el acto en el campamento de Columbia estuvieron Fidel, Raúl, Dorticós, Camilo y Hart. En la prensa de la época se publicó una amplia reseña sobre lo acontecido. 

Raúl Castro, en su discurso, expresó: “Decían los que antes gobernaban, quien dominara Columbia tenía a Cuba en sus manos. Y nosotros hemos querido que Cuba esté en las manos más puras, al estar Columbia en manos de los niños cubanos… Todo lo que se rebaje del presupuesto militar está justificado cuando se aumenta el presupuesto de la enseñanza.” 

Armando Hart, entonces ministro de Educación, dijo: “Queríamos que este año se iniciara el curso escolar con una lección de Cívica; que lo primero que oyesen los niños en la escuela en este curso fuera un ejemplo vivo de moral; que los niños, tanto de las escuelas públicas como de las privadas, concurriesen simbólicamente a una sola clase…No se puede enseñar sin el ejemplo. Cuando el maestro les explique cualquier materia, pregúntenle por el ejemplo que la vida o la naturaleza va a diario presentándonos y verán que todo lo entenderán mejor. Por eso los hemos traído aquí, para decirles lo que significan estos terrenos y estos muros, porque los niños de Cuba deben aprender la historia de un pueblo que tuvo que conquistar con sangre el derecho que tienen los niños a mandar en estos terrenos, hoy Ciudad Escolar. 

Y Fidel Castro, al hacer las conclusiones del emotivo acto, preguntó: “¿Para qué queremos una fortaleza aquí, rodeando la ciudad, si lo que hacen faltan son escuelas, campos deportivos y que todos vivan en paz?” Dirigiéndose a los estudiantes allí reunidos les dijo: “La Revolución no está hecha todavía, y son ustedes los que tienen que hacerla. Ustedes tienen que ser buenos revolucionarios…y lo primero que tienen que hacer es estudiar. El niño que no estudie no será un buen revolucionario, porque nunca podrá hacer las cosas bien hechas. Si quiere ayudar a la Revolución y a su patria tiene que estudiar…” 

También Fidel anunció en ese acto que la Revolución iba a poner en un año diez mil escuelas, el doble de las que habían hecho en los cincuenta años anteriores. 

“Cuba –agregó—es el único país del mundo que ha podido conquistar una fortaleza militar y convertirla en una escuela. Cuando haya que pelear para defender la Revolución, ustedes son los que van a defenderla…Ahora si es verdad que esta fortaleza no la toman más nunca, porque no es una fortaleza de una pandilla. Para convertir esto otra vez en fortaleza tienen que ganarle la guerra a seis millones de cubanos”. 

Terminó sus palabras dirigiéndose a Armando Hart Dávalos: “Compañero Ministro de Educación en sus manos ponemos esta fortaleza y de ella arriamos nuestra bandera victoriosa para entregarla a la educación la fortaleza conquistada. Esperamos que este acto marque el inicio de una nueva era en la educación y que el templo de alta enseñanza que aquí se establezca, llegue a convertirse en el primero de toda la América”. 

Convertir los cuarteles y fortalezas militares en escuelas se convirtió en un símbolo de la política de la Revolución en el terreno educacional.  Cuando concluyó 1960 un total de 69  cuarteles habían sido transformados en centros docentes, y se habían construido nuevas instalaciones para escuelas.  

El Campamento de Columbia, que  debía su nombre al distrito estadounidense de Columbia, de donde eran originarios la mayoría de los integrantes del contingente de las fuerzas armadas yanquis que desembarcó en Cuba a finales del siglo XIX, fue ocupado por las tropas del Comandante Camilo Cienfuegos el 2 de enero de 1959. Y desde ese lugar, el 8 de enero, horas después de entrar en La Habana, Fidel Castro se dirigió al pueblo al culminar la Caravana de la Libertad.  

El propio Camilo, entonces jefe del Ejército Rebelde, derribó los muros  de la fortaleza que meses después, el 14 de septiembre, se convirtió en uno de los más importantes planteles  estudiantiles de Cuba. 

La gran batalla contra la ignorancia y primera etapa de esta ofensiva se cumplió a finales de 1961, proclamado Año de la Educación, cuando Cuba se proclamó como primer país libre de analfabetismo en América Latina.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 87 seguidores

%d personas les gusta esto: